Confit de pato con reducción de Pedro Ximénez y puré de castañas

Confit de pato con reducción de Pedro Ximénez y puré de castañas

Ahora que tenemos las Fiestas Navideñas a la vista, os presento este plato que seguro no defraudará en vuestra mesa.

Preparamos varias elaboraciones para presentar nuestro plato y además aprovechamos un producto de temporada otoño-invierno como la castaña para acompañar.

Ingredientes para 4 personas:

Para nuestro puré de castañas necesitamos:

  • ½ kg. castañas
  • 110 ml. leche
  • 45 g. mantequilla
  • Una pizca de sal

Poner las castañas en una olla con agua y una pizca de sal a hervir durante 20 minutos. Después retirar del fuego y pelar cuando hayan enfriado un poco. Poner las castañas peladas en el vaso del batidor junto a la leche calentada previamente, incorporar la mantequilla para  que se funda y una pizca de sal, seguidamente triturar. Si queremos el puré más cremoso podemos agregar leche o nata de cocinar.

El puré de castaña lo podemos preparar con antelación el día de antes y sería ideal guardarlo en un bote hermético de cristal y conservarlo en nevera.

Para la reducción de Pedro Ximénez necesitamos:

  • 200 ml de vino Pedro Ximénez
  • 2 cucharadas de azúcar moreno

Vamos a seguir por la reducción de Pedro Ximénez, que se tiene que hacer poco a poco para que vaya reduciendo mientras preparamos el resto del plato.

En un cazo poner el vino Pedro Ximénez junto el azúcar moreno y lo tendremos a fuego bajo durante unos 20 minutos, ir removiendo para que se disuelva el azúcar y no se queme. Reservar.

Para el puré de patatas necesitamos:

  • 1 kg de patatas
  • Agua para la cocción
  • 1 cucharada de sal
  • 40 g. de mantequilla (opcional)
  • 75 ml. de leche (opcional)

Poner el agua a calentar y cuando esté hirviendo echar las patatas y la cucharada de sal, aproximadamente en unos 30-40 minutos estarán blandas. Sacarlas del agua y cuando estén templadas quitar la piel y pasar por el pasapurés. Probar para saber si necesitamos más sal y si queremos el puré más ligero incorporar poco a poco la leche y si lo queremos más sabroso añadir la mantequilla mientras la patata aún esté caliente.

Cuando vayamos a emplatar  usar un aro metálico para dar la misma forma que veréis en la foto.

Para las patatas chips de patata Vitelotte:

  • 300 g. de patata Vitelotte (violeta o morada)
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Pelar las patatas Vitelotte, y cortar finamente en láminas con cuchillo o mandolina. Meter en agua para que vayan soltando el almidón y exceso de color. Secar las patatas con papel absorbente, mientras ponemos el aceite a calentar en una sartén. Ir haciendo unas cuantas sin saturar la sartén y removiendo con espumadera. Cuando veamos que están crujientes teniendo cuidado que no se quemen, sacar y escurrir el aceite sobrante. Las tendremos que preparar a último momento para que conserven el punto crujiente.

Por último os explico cómo preparar el confit de pato, que es lo más sencillo, aunque no os lo creáis de este plato.

Abrimos cada unidad de confit de pato que normalmente encontraréis envasadas al vacío con su grasa (una por comensal). Le quitamos a cada unidad la grasa que lo recubre y ponemos un poco en la bandeja del horno y la engrasaremos.  Introduciremos en el horno a 180º durante unos 10 minutos para que coja un bonito color dorado brillante. No sobrepasar el tiempo sino la carne resecará.

Habrá llegado nuestro momento de servir, yo he elegido una pizarra que mantiene el calor.

Emplatar con el aro el puré de patatas, regar con la salsa de reducción de Pedro Ximénez, y la patata Vitelotte crujiente. He añadido por encima del puré  unas perlas con la misma reducción,  que podéis encontrar en Lidl para estas fechas. Ayudados con dos cucharas haremos una bola de puré de castaña y añadimos el confit de pato recién sacado del horno. Regar el confit con nuestra reducción de Pedro Ximénez

Un plato moderno con contraste de sabores que nos encantará. Seguro que lo preparáis en más fechas señaladas.

Pastillas de caldo de pollo caseras

Pastillas de caldo de pollo caseras
Pastillas de caldo de pollo caseras

Llevo unos meses que me leo el cuadrito de información nutricional de los alimentos que compro y que es el que nos da la información realmente interesante de lo que nos estamos comiendo. Y también los ingredientes que contiene y en los que suelen existir ciertos códigos que no tengo ni idea de los que es.

Sin ser una experta, y sin intención de llegar a serlo, si que tengo interés en saber que es lo que me meto en el cuerpo. Así que de momento tengo desterrados el aceite de palma (y con esto palomitas de microondas fuera, en casa usamos casi para todo aceite de oliva) y alimentos con un colesterol elevado (hay pastas que tienen más colesterol con una butifarra) y azúcares elevados (además en casa usamos azúcar moreno como primera opción).

Pues nada, que a todo esto, los cubitos de caldo, que no es que los use mucho, de hecho casi los uso exclusivamente para cuando hago cremas, que es bastante a menudo, han quedado también fuera de la cocina. Contienen muchísima sal refinada, como suele pasar con todos los alimentos preparados, aceite de palma y una serie de componentes que empiezan por E-.

Aunque parece que alguna marca está mejorando los ingredientes, hacerlos en casa es una gran opción, ya por calidad, ya porque la receta cunde bastante en cantidad y se conservan en la nevera por largo tiempo ya que  llevan mucha sal que hace de conservante (en este caso no refinada, sino marina). Eso si, lo de la sal igualmente los hipertensos tendrán que tenerlo en cuenta.

Ingredientes:

  • 300 gramos de carne magra (pollo, ternera, cerdo). Yo en este caso usé solo pollo
  • 1 tomate
  • 300 gramos de verduras (apio, zanahoria, cebolla, puerro, ajo)
  • 30 gramos de vino tinto
  • 1 hoja de laurel
  • 1 clavo
  • 300 gramos de sal gorda

Poner la carne en el vaso y triturar 10 segundos, velocidad 8. Reservar.Poner el tomate y todas las verduras. Triturar 10 segundos, velocidad 6.

Añadir la carne, el vino, el laurel, el clavo y la sal y programar 30 minutos, 100,velocidad 1. Si queda un poco liquido programar 5 minutos más.

Esperar a que baje la temperatura y triturar 1 minuto, velocidad 6. Volver a triturar 1 minuto, velocidad 10.

En los libros nos indican que cuando se enfría, hacer un cilindro y cortar porciones de 2 cm de espesor, así nos quedará como la foto. La primera vez lo hice así, y salen bastantes, me salieron unos 45 cubitos. Hacerlo así es muy bonito pero bastante cansado, así que Eva, que me introdujo en el mundo Thermomix fue la que me dio un buen consejo: poner toda la pasta en un bote hermético que guardaremos igualmente en la nevera y cuando necesites un cubito, coger con una cuchara la cantidad necesaria.

La cantidad a usar será aproximadamente una cucharadita por cada 500 ml de caldo, y en cuanto lo uses en tus recetas acabarlo de adaptar a tu gusto personal.

Si queréis hacer la receta sin Thermomix, los pasos de triturado serán los mismos, pero deberéis tener en cuenta que el tiempo de cocción será mayor hasta que reduzca toda la pasta.

Cochinillo al horno

COCHINILLO 640x426

Ingredientes para nuestro Cochinillo :

  • 1 Cochinillo de aprox. 3,5 kgs
  • 12 Dientes de ajo
  • 3-4 Hojas de laurel
  • Pimienta (de 3 ó 5 colores)
  • Sal
  • Orégano
  • 1 Limón
  • 1 Naranja
  • Manteca de cerdo (1 tarrina)
  • 1 vasito de coñac o brandy

 

Primero elegiremos un cerdito de 3,5 kgs, no más grande sino no nos quedará tan bien, además de tener problemas para meterlo en nuestro horno domestico y lo mejor será encargarlo en nuestra carnicería con suficiente tiempo en el caso de querer hacerlo para Navidad. Acordaros de pedir que lo vacíen por dentro, así os ahorrareis tener que quitarle las entrañas.

El día de antes de cocinarlo, en un barreño preparar una mezcla con la siguiente proporción, media taza de sal por 10 litros de agua, junto con el zumo de los cítricos y colocar el cerdito para que se ablande durante varias horas, le podéis ir dando la vuelta de vez en cuando.

Tendremos preparado en un mortero todo machacado, los ajos, la manteca de cerdo, la pimienta de tres o cinco  colores (la encontraréis en bote con molinillo incorporado), el laurel y el orégano. Mi bote de pimienta es de 5 colores (pimienta negra, blanca, verde, rosa y Jamaica y añaden cilantro)

Nos quedaremos a parte un poco del majado al que le incorporaremos un vasito de coñac o brandy.

Secaremos el cerdito y lo embadurnaremos con el majado que hemos preparado por dentro y por fuera y lo dejaremos macerando unas 12 horas aproximadamente, aprovechar la noche anterior.

 

Cochinillo citricos 200x235

Majado cochinillo 200x268

Cochinillo macerado 200x246

Cochinillo con papel plata 250x186

A la mañana preparamos la bandeja del horno con un poco de agua y alguna hoja de laurel y encima la rejilla donde apoyaremos el cochinillo,  sin olvidar lo siguiente:

–          Le pincharemos la piel al cerdito para que no reviente.

–          Le taparemos las pezuñas, rabo y orejas con papel de plata para que no se nos quemen.

–          Añadir sal

Sobre todo que el cochinillo no toque el agua durante la cocción en el horno.

La cocción la haremos de la siguiente manera, calcular un poco el tiempo porque se acerca la hora de servir nuestro cochinillo.

–          1 hora de horno a 170º

–          2ª hora de horno a 150º

–          ½ hora más a 150º

(pintar el cerdito con el resto de majado con el coñac previamente calentado)

–          ½ hora más a 190º ( ya estará hecho, es para que coja el aspecto dorado)

 

Y en la 1ª y 2ª hora de horno regar con su propio jugo cada ½ hora.

La piel del cochinillo nos quedará brillante  y crujiente.

Quitaremos  el papel de plata y servir inmediatamente, veréis que sensación, la misma que me llevé yo,  que al cortarlo se deshacía y su piel súper crujiente.

Nos habrá dado un poco de trabajo y sobre todo hay que tener  mucha paciencia, pero no os arrepentiréis, el resultado es para chuparse los dedos.

 

COCHINILLO CABEZA 640X426

              ¡Venga!  A encargar vuestro cochinillo, que las Fiestas Navideñas las tenemos aquí mismo.

 

 

 

 

Pollo a la coca cola

POLLO COCACOLA 640x426

Había oído hablar varias veces del pollo a la coca cola y la verdad es que me lo tomaba a broma, pero sorprendentemente está bueno,  a mi hija le ha gustado y os aseguro que si a un niño le gusta es que está realmente bueno.

En poco tiempo esta  receta se ha hecho bastante popular en internet porque es un contraste de sabor agridulce que queda muy jugoso con su salsa y con un bonito color.

Ingredientes para 4 personas:

  •   1 kg de muslos de pollo
  • 400 grs. de patatas
  • 1 sobre de sopa de cebolla
  • 1 lata de coca cola
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva


Precalentar el horno a 200º mientras preparamos los ingredientes.

Pelar, lavar  y trocear las patatas y poner en la bandeja del horno salpimentadas con un buen chorro de aceite. Colocar los muslos de pollo  sin piel encima de las patatas, mejor si les hacemos unos pequeños cortes, echar medio paquete de sopa, luego vaciar la lata de coca cola y luego echar el resto del sobre de sopa de cebolla.

Hornear a 200º durante 50 minutos. A la mitad del tiempo se le pueden dar la vuelta a los muslos y si vemos que se pegan demasiado las patatas añadir un poco de agua en el fondo de la bandeja.

Ya lo veréis, os va a sorprender y si no decís a vuestros invitados como lo habéis hecho no se imaginaran que sea tan fácil.

POLLO COCACOLA CRUDO 640X426

Croquetas de pollo caseras

Croquetas de pollo caseras
Croquetas de pollo caseras

Aunque en los últimos tiempos todo lo que sea frito no tiene buena fama, si cuando lo hacemos es con una receta casera y no abusamos haciéndolo muchas veces, tampoco pasa nada. Las croquetas de pollo caseras son riquísimas y es otro de los platos que a los niños les encantan y por algo van que vuelan en aperitivos y pica-picas.

Ingredientes:

  • 2 cebollas
  • 250 gramos de pollo ya rustido (o bien la carne del caldo)
  • 175 gramos de mantequilla
  • 175 gramos de harina
  • 1/2-2/3 litro de leche
  • Sal
  • Nuez moscada
  • Harina para rebozar
  • 1 Huevo
  • Pan rallado

Picar la carne de pollo (ya lo tendremos hecho previamente). Cortar la cebolla en trozos muy pequeños y finos y pocharla con la mantequilla. Cuando la cebolla esté blanda añadir el pollo y luego la harina. Dejamos que la harina tome un poco de color.

A continuación ir añadiendo la leche caliente poco a poco, sin dejar de remover para que no se hagan grumos.

Una vez que se haya incorporado toda la leche, dejar cocer un poco al fuego removiendo constantemente y sazonar con la sal y la nuez moscada. La cantidad de leche es aproximada, será entre medio litro y tres cuartos de litro de leche. Sabremos que está, cuando la masa de despegue de la sartén, estando bien incorporada a la mezcla.

Cubrir la masa con papel film para que no se forme costra y dejar enfriar. Cuando la masa esté fría, hacer bolas pequeñas alargadas (se puede hacer a mano o bien poner la masa en una manga pastelera cortada a la medida que queremos y ir cortando a la medida). Luego se pasan por harina, huevo batido y pan rallado.

Freír en abundante aceite de oliva virgen extra (un aceite de calidad tarda mas en saturar las grasas y por tanto es más saludable). No echaremos muchas de vez para que no baje la temperatura del aceite y así no se nos romperán.

La masa se puede congelar, ideal hacerlo después de darles forma así ya las tenemos totalmente preparadas para usar.

El número de croquetas que nos saldrán, dependerá del tamaño que hagamos. Podemos hacerlas mini para el aperitivo, medianas para segundo plato o para los niños, o croquetones para los más valientes.

¡Y la semana que viene ya es Sant Joan y ya estamos en verano, así que en breve tenemos post especial donde os enseñamos a hacer una coca casera para la verbena!

¡Hasta pronto!