Salsa Allioli (con huevo)

Salsa Allioli (con huevo)

Ya tenemos en nuestro blog la receta del allioli sin huevo auténtico, el que sólo lleva ajo y aceite emulsionado. En esta ocasión, vamos a hacer un allioli con huevo que se hace muy muy rápido tanto en batidora como con Thermomix. Mucha gente a esta receta la llama mahonesa con ajo, pero yo lo llamo allioli con huevo ya que añadiendo huevo sería la forma de ligar un allioli auténtico si lo haces a mano.

Ingredientes para una buena ración de allioli con huevo:

  • 2 ajos
  • Sal
  • Zumo de limón
  • 1 huevo
  • 100+150 ml de aceite de girasol (o mitad aceite de girasol, mitad aceite de oliva virgen extra)

Para hacerlo en Thermomix:
Pesamos el aceite encima de la jarra y lo reservamos. Ponemos los dos dientes de ajo en el vaso limpio y seco y trituramos 6 segundos, velocidad 8. Bajamos los restos al fondo. Añadimos el huevo y la sal, 6 segundos, velocidad 5. Con el cubilete puesto, programamos velocidad 4, sin tiempo y vamos vertiendo el aceite con un chorrito de zumo de limón sobre la tapa. En aproximadamente 3 minutos estará hecho.

Para hacerlo con batidora:
Poner en el vaso de la batidora los dos ajos pelados enteros, la sal, un chorrito de zumo de limón, 100 ml de aceite de girasol y el huevo entero (cuando lo hago en batidora le pongo el huevo entero a diferencia de cuando lo hago en modo manual que solo le pongo la yema, sale muy bueno con el huevo entero, así que no he llegado a probar en batidora sólo con la yema… si queréis probar, nos lo podéis contar en comentarios). Ponemos el brazo de la batidora de modo que las cuchillas abarquen los ajos y el huevo. Empezamos a batir y veremos que rápidamente empieza a espesar. Entonces podemos empezar a subir y bajar el brazo de la batidora de modo muy suave. Cuando esté todo ligado podemos empezar a añadir más aceite lentamente, podremos añadir hasta 100-150 ml más de aceite.

Y ya sabéis para acompañar la fideuá, los caracoles, la carne a la brasa, las patatas bravas o simplemente con pan.

Salsa Allioli (sin huevo)

All i oli sin huevo
Allioli sin huevo

Esta receta viene de la eterna discusión, salsa allioli con huevo o sin huevo? Aunque el nombre lo dice, allioli (ajo y aceite) en casa nuestra madre siempre lo ha hecho con huevo (con la yema sólo) y es el mejor allioli del mundo mundial. Incluso llegué a pensar que el allioli sin huevo no existía. Pero si, existe y con el permiso de nuestra madre es el segundo allioli mejor del mundo mundial.

El truco para que salga bien esta receta, es sobre todo respetar las cantidades. Los 50 gramos de ajos pelados son imprescindibles ya que esta receta va a ligar por emulsión y por tanto es necesaria esa cantidad. Otra de las cosas imprescindibles es que el vaso esté perfectamente limpio y seco. Y por último echar el aceite poco a poco sobre la tapa.

Ingredientes:

  • 250 g de aceite de girasol
  • 20 g de zumo de limón
  • 50 g de aceite de oliva virgen extra
  • 50 g de ajos pelados
  • 1 cucharadita de sal

Primero pesar sobre la tapa y en una jarra el aceite de girasol y reservar (no hay que pesar dentro del vaso porque primero hay que triturar el ajo).

En el vaso ponemos el zumo de limón, el aceite de oliva, los ajos y la sal. Programamos 3 minutos, velocidad 5 (sin temperatura). Abrimos y bajamos los restos y comprobamos que ha quedado como una pasta. Si falta un poco, trituramos un minuto más.

Colocamos la mariposa en las cuchillas, cerramos el vaso y ponemos el cubilete hacia abajo. Programamos 4 minutos, velocidad 3 (sin temperatura) y vertemos el aceite reservado poco a poco sobre la tapa, que además irá cayendo poco a poco dentro del vaso.

Bajamos los restos y programamos 10 segundos, velocidad 2,5.

Con esta receta nos sale una buena cantidad de allioli (unas dos tazas de café con leche) y se mantendrá ligado perfectamente un par de días.

Sin Thermomix, os será necesario un minipimer, tendréis que triturar los ajos con la sal, el zumo de limón y el aceite de oliva y luego añadir el aceite de girasol muy poquito a poco.

Revuelto de camagrocs con morcilla

Revuelto de campagrocs
Revuelto de campagrocs

Estamos inmersos ya en plena temporada de cazar setas y comerlas claro. En esta ocasión he hecho unos camagrocs, que además tienen la gracia que han sido “cazados” por mis primas, ¡muchas gracias por acordaros de nosotros en el reparto, el año que viene me apunto a cazarlas con vosotros! Sin duda cuando las setas las cogemos nosotros mismos o nos las traen amigos o familiares aún saben mejor.

Me hacen mucha gracia las traducciones de los nombres de la setas, porque aqui en Catalunya estamos super habituados a sus nombres catalanes, así que he buscado un poco por internet y podemos decir que los camagrocs se llaman rebozuelo amarillo o anaranjado y también trompeta amarilla. En el País Vasco se llama Saltsa-Perretxiko.

Y en Catalunya también se le llama además rossinyolic, camasec, rossinyol de pi, vaqueta de pi, misto, picornell de càrritx, picornell de pi o ginesterola de pi.

Esta seta se encuentra en bosques de pinos silvestres.

Ingredientes para 2-3 raciones:

  • 250 gramos de camagrocs
  • 250 gramos de morcilla de cebolla
  • un puñado de piñones
  • 3 huevos
  • un puñado de picatostes

Primero de todo limpiamos bien las setas y las secamos con mucho cuidado. Las cortamos a trozos pequeños y las salteamos en la sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra y un poco de sal. Dejamos que suelten el agua y que se cuezan.

Pelamos la morcilla y la cortamos en dados pequeños y la añadimos a las setas y dejamos que se haga todo junto.

Añadimos un puñado de piñones ya tostados.

Por último hacemos el revuelto añadiendo los huevos uno a uno y mezclando para que se rompan, damos vueltas para que se haga de forma uniforme.

Justo antes de servir añadimos unos picatostes para dar un toque crujiente.

 

Otras recetas de setas en horadecocinar.com:
Rovellons a la plancha (Níscalos)

Trucos para montar claras a punto de nieve facilmente

Claras a punto de nieve
Claras a punto de nieve

En muchas ocasiones se pide en una receta, sobre todo de repostería, que se añadan las claras de huevo a punto de nieve, ya que dan una textura y cremosidad especial. No es nada difícil, pero se puede convertir en tarea imposible si no seguimos algunos consejos. Así que os contamos los trucos para montar claras a punto de nieve fácilmente.

Ingredientes:

  • 1 huevo (o los que sean)
  • Sal
  • Azúcar (si la receta así lo pide)

Primero de todo necesitaremos un bol un poco grande que esté perfectamente limpio, no debe estar ni mojado, ni húmedo, ni con ningún resto graso de alguna preparación anterior.

En cuanto a los huevos, es mejor que no sean recién puestos. Si vuestros huevos son muy frescos (eso es una suerte!), podéis separar las yemas de las claras el día anterior y dejarlas en la nevera tapando el recipiente donde las dejéis con papel film.

Una vez separadas las claras de las yemas, vamos a batirlas. Siempre hago el batido con varillas automáticas, ya que puede resultar bastante cansado hacerlas con las manuales (agujetas garantizadas), en cualquier caso el movimiento no será horizontal, se van levantando las varillas para que se vaya incorporando aire.

Antes de empezar a batir, añadimos una pizca de sal y usamos las varillas en una velocidad baja.

En pocos segundos harán un poco de espuma y empezaran a montar, haciéndose cada vez más espesas. Sabremos que ya están en el punto de nieve, si dando la vuelta al bol no se cae el contenido (en la foto podéis ver que se aguantan en medio recipiente, no os lo he puesto boca abajo porque era muy difícil aguantar el recipiente y hacer la foto a la vez!) . Podemos darlas por válidas si al sacar la varilla la parte de clara que se va con ella no se cae sino que se queda pegada a la varilla.

Las claras no caen
Las claras no caen

En el caso de que se tenga que incorporar azúcar lo haremos justo después de la sal, para que quede bien incorporada a la mezcla.

Aquí podéis ver algunas recetas nuestras, donde os pedimos la claras a punto de nieve:

Tiramisú
Copa de fresas y mascarpone

Tortilla de alcachofas

Ingredientes para 2-3 personas:

  • 4 alcachofas
  • limón
  • sal
  • 4 huevos

Limpiar las alcachofas cortando la base, 1 tercio de la parte superior y las hojas de la parte de fuera. La ponemos a hervir en agua con una cucharadita de sal y una rodaja de limón. Las dejaremos cocer aproximadamente 15-20 minutos.

Pasado el tiempo las escurrimos (muy importante para que después no suelten agua) y las cortamos en trocitos pequeños. Las freímos en la sartén con poquito aceite y finalmente batimos los huevos y los añadimos con una pizca de sal. Cuando cuajen los huevos le damos la vuelta a la tortilla para que quede bien hecha por los dos lados.