Los mercados franceses (Toulouse – Narbona – Avignon – Sète)

Pescaderia

Los mercados franceses gozan de una salud magnífica y son una visita obligada ya que son una maravilla de bullicio y de color. La cocina francesa es considerada como una de las mejores del mundo y esto desde luego se ve en sus mercados.

Sé que muchos también me criticareis y me diréis que aquí tenemos la mejor comida y la dieta mediterránea, cosa que os diré que es verdad ya que en cuanto en calidad y variedad también estamos más que sobrados y por eso tenemos otras de las mejores cocinas del mundo. O me diréis que en Francia se usa mucho la mantequilla, a lo que te diré que sí que es verdad pero más en unas zonas que en otras y desde luego fijarse solo en esto es olvidarnos de gran parte de la gastronomía francesa.

Lo que quiero resaltar sobre todo es la  gran variedad de productos y ingredientes y por tanto de recetas que hay en la gastronomía francesa: así en Norte si es más tradicional el uso de la mantequilla y la crème fraîche (la nata de cocinar que llamamos nosotros), así como la influencia belga (patata, cerdo, judía, cerveza) o alemana (salchichas, chucrut) en los platos. Al sur la influencia mediterránea es más destacada y se nota en el uso del aceite, el vino, las aceitunas, y las hierbas aromáticas. Según las zonas será común encontrar pato, foie, pescados y mariscos como las ostras y mejillones. En cualquier caso que levante la mano el que no conozca nada de la cocina francesa: quiches, crepes, fondues, foie, mostaza, cruasáns, cognac… su influencia es innegable.

Por todo esto visitar sus mercados se convierte en todo un espectáculo sensaciones. En este artículo os quiero enseñar sobre todo muchas fotos para disfrutar de su ambiente.

Aprovecho para recordaros, ya que últimamente por algún motivos me lo han preguntado varias veces, que todas las fotos que aparecen en este blog son hechas por nosotras, seguro que hay mejores y peores pero desde luego desde los inicios hay gran mejoría, ¡esperamos seguir mejorando!

El mercado Víctor Hugo de Toulouse:

Este mercado consta de 100 puestos de pescado, charcutería, fruta y verdura, panadería, pastelería. Una de las cosas importantes de este mercado es que en la planta superior hay varios restaurantes donde se puede comer. Evidentemente los productos provienen del mercado y se cocinan allí, así que son muy buena opción para probar la gastronomía local.

Lo que más me llamó la atención es la cantidad de comida que hay en todas las paradas que rebosan de productos. En la sección de pescadería encontraremos ostras de Guillardeau (de la costa atlántica francesa), ancas de rana, gambas, caracoles de mar, erizos de mar (garotas en catalán), entre otros muchos pescados:

Ancas de rana
Ancas de rana
Gambas
Gambas
Ostras
Ostras

Veremos puestos de quesos, de todos los tamaños y de todos los tipos:

Quesos
Quesos

La puestos de casquería llaman mucho la atención, no apto para escrupulosos, pero con los que se hacen platos diez sin duda:

Lengua de vaca y pies de cerdo
Lengua de vaca y pies de cerdo
Mollejas y riñones
Mollejas y riñones
Rabo de toro - cua de bou
Rabo de toro – cua de bou
Tripas
Tripas

Encontraremos productos preparados y semi-preparados:

Comida preparada
Comida preparada
Confit de pato
Confit de pato

Y podremos llevarnos a casa una de las especialidades de la zona la Cassoulet (alubias blancas cocidas con carne y embutidos, como la costilla de cerdo, el pato confitados, o la salchicha de Toulousse entre otros)

Cassoulet
Cassoulet

También hay puestos de pastelería y dulces:

Kougloff
Kougloff
Macarons
Macarons
Tarta Saint Honoré
Tarta Saint Honoré

El mercado de Les Halles de Narbona (Narbonne)

Más pequeño que el anterior,  pero con la misma buena salud, encontramos en la población de Narbona (para hacernos una idea es una ciudad pequeña de unos 50.000 habitantes) el mercado de Les Halles. También se compone de unos 70 puestos de fruta, carne y pescado fresco.

En este mercado igualmente son importantes los puestos para comer que os explicaré en el post de Comer en Francia ya que se merecen mención aparte y en el que también os hablaré de un restaurante espectacular que hay en esta ciudad.

Frutería
Frutería
Pescadería
Pescadería
Quesos
Quesos

El mercado de Avignon

En el mercado de les Halles seguiremos gran variedad de productos, en este mercado en plena Provenza podremos encontrar como no, los omnipresentes jabones de lavanda y las famosas hierbas Provenza, compra obligada en la región:

Sal con lavanda
Sal con lavanda
Sal con hibiscus
Sal con hibiscus
Puesto de patatas
Puesto de patatas

El mercado de Les Halles de Sète

Otra pequeña ciudad de unos 45.000 habitantes y que goza de otro bonito y bullicioso mercado. Se repiten los puestos de productos frescos de la zona.

Estamos ya en plena costa francesa y al lado de la laguna de Thau donde se crian magníficas ostras y mejillones y que por tanto van a ser protagonistas en este mercado. Aquí también encontraremos puestos  de comida donde degustar estas maravillas a precios muy asequibles y que se abarrotan de locales y turistas. Es aquí donde he conocido un marisco que llaman Violet (parece que en Cataluña es llamado Bunyol de Mar, o en el resto de España Limón de mar, por nuestras tierras parece que es difícil de encontrar).

Ostras y violets
Ostras y violets

También hay puestos donde venden tielles, que es una empanada rellena de pulpo, muy famosa en la zona, no te puedes ir de Sète sin probarlas:

Tielles
Tielles

Y más puestos con dulces: eclairs, merengues y muchos más:

Eric relamiéndose ante el merengue y las eclairs
Eric relamiéndose ante el merengue y las eclairs

Podríamos seguir y seguir y seguir… no os perdáis próximamente el post Comer en Francia, donde os explicaremos más sobre la gastronomía francesa.

PD. Sí, sí, las fotos son todas nuestras 😉

 

Las mejores tiendas de cupcakes en Londres

Cupcakes de Hummingbird Bakery
Cupcakes de Hummingbird Bakery

Este noviembre nos hicimos una escapada a Londres donde en nuestro plan de visitas turísticas, incluimos poder ver algunas de las tiendas más famosas de cupcakes.

Nos acompañaron todos los junior de nuestra familia:
Laia de 14 años apasionada de Londres emocionada con el viaje,
Eric de 5 años, al que le encanta subir en avión
Nico de 22 meses, un todoterreno en pequeño.

Nos fuimos con un panorama desolador: una previsión de lluvia para los 4 días, a una ciudad atestada de gente donde te puedes encontrar haciendo un transbordo de metro por una escalera de caracol con 90 escalones, ¡pero es que una visita a Londres bien merece el sufrimiento! ¡y probar unos cuantos cupcakes también!

Primer día. Jueves.
Nuestra primera parada de cupcakes fue en Harrods (Está en Brompton Road, 87-135 y el horario es de lunes a viernes de 10:00h a 20:00h y los domingos de 11:30h a 18:00h, la parada de metro es Knightsbridge)

La idea era que los niños pasaran por la sección de juguetes y también por la parte de adornos de Navidad que ya estaba puesta. Aprovechamos a hacernos una merendola en una de las cafeterías que está dentro, y probamos un cake de toffe que pensaba que sería una bola pegajosa, pero que en realidad estaba de muerte. Aquí lo teneis:

Cake de toffee
Cake de toffee

Y sabiendo que en la parte de gastronomía de la primera planta, está el puesto de Lola’s Cupcakes, pues fuimos en su búsqueda. Justo entramos por la otra parte de la sala y nos lo saltamos pero en la segunda vuelta ya lo vimos. Aunque esperaba que el puesto fuera más espectacular, tienen una camara con bastantes variedades de cupcakes y también algunos pasteles.

Cupcakes de Lola´s cupcakes
Cupcakes de Lola´s cupcakes

Escogimos dos: uno de Oreo y otro de Red Velvet, que son dos variedades que nosotras hemos hecho y queríamos comparar. También tienen unos muy bonitos de fondant y decorados con una rosa, al precio de 7 libras (8,50€), vamos que te lo comes y cada bocado te sale a más una libra. Los demás salen más económicos, a 3,50 libras (unos 4€). Si te los quieres llevar, te los ponen en una caja.

Cupcakes de Lola´s cupcakes
Cupcakes de Lola´s cupcakes

Segundo día. Viernes.
Nos salió un día muy gris, por no decir negro, así que aprovechamos a ir al Hyde Park antes de que empezara la lluvia. Allí ya nos empezó a llover bastante así que decidimos concentrar el resto del día en visitas a museos, esperando que el siguiente día fuera mejor para poder hacer mercadillos (¡que ya me imaginaba que iba a tener que escoger entre Candem y Portobello y yo quería ir a los dos!). Entre la visita al Museo de Ciencia Natural (muy recomendable para los niños, ya que hay una sección de dinosaurios que les encanta) y la siguiente parada en British Museum, hicimos parada en metro Victoria para comer y poder ver la tienda de Peggy Porchen (Está en 116 Ebury Street y el horario es de 9:30h a 18:00h, viernes, sábados y domingos hasta las 19:00h, también podeis bajar en metro Sloane Squere, en cualquier caso hay que caminar unos 15 minutos).

Peggy Porchen y nuestras fotos
Peggy Porchen y nuestras fotos

Esta tienda es imprescindible, es todo lo que representa el mundo de los cupcakes, decoración romántica en tonos pastel, ambiente tranquilo. La tienda es muy pequeña ya que tiene unas pocas mesas dentro y unas muy monas en el exterior. Cuando llegamos estaba saliendo el sol, lástima que estaba todo muy mojado y no nos pudimos sentar en las de fuera, aunque también en aquel momento me apetecía mucho más un plato de comida caliente que un cupcake. Así que después de que mi hermana nos hiciera 1000 fotografías, nos compramos 2 cupcakes para hacer de postre.

Cupcakes y cakes de Peggy Porchen
Cupcakes y cakes de Peggy Porchen

Fue muy difícil escoger ya que tienen muchas variedades y también pasteles, macarons y galletas. Tenían muchos, que son clásicos en su tienda, como los de fresa con champagne, vainilla y queso, toffee… entre otros muchos.

Los precios son asequibles, 3,50 libras el cupcake. Escogimos el de BlackForest (el clásico selva negra) y el de Banoffee (toffee y Banana), y si te los quieres llevar, te los ponen también en una cajita.

Tercer día. Sábado.
Nuestras esperanzas de tiempo sin lluvia quedaron frustradas al aparecer otro día lloviendo. Como hacer al menos un día de mercadillo era incuestionable,  había que escoger entre Candem y Portobello. Debido a la cercanía de Portobello de nuestro hotel decidimos hacer este, no sin mi tristeza y decepción de quedarme sin volver a Candem (bueno, así me queda la excusa para volver pronto.)

Volviendo a los cupcakes, en Portobello Road, 133 (metro Notting Hill) está la tienda Hummingbird Bakery (también tienen tienda en otros barrios de Londres como el Soho o en South Kesington). Es muy pequeñita y al estar en Portobello podéis imaginar que repleta de gente. En la foto podeis ver el ambiente, el grupito de la derecha, somos nosotros, justo después de que mi chaqueta impermeable estuviera a punto de dejar de serlo.

Tienda Hummingbird Bakery
Tienda Hummingbird Bakery

Me gustó la decoración más moderna y colores vivos, cambiando un poquito el tono de las clásicas. Y me gustó sobre todo que tuvieran muchos  cakes, por ejemplo, las famosas Layer Cake Arco Iris, Cheescake, Red Velvet, Lemon Pie, Carrot Cake, todos una pasada.

Cakes de Hummingbird Bakery

Como íbamos en plan cupcakes y en todos los sitios te los ponen superbien en una cajita, pues nos llevamos 2 como siempre para hacerlos de postre. Escogimos uno tradicional de vainilla en color verde, y otro de crema de queso, que son los que podéis ver en la foto de arriba de todo.

En cuanto al precio, hay a partir de 2,50 libras, los clásicos de vainilla.

Al final de día fuimos a Picadilly y al Soho, pero ya no pudimos llegar a Primrose Bakey (Tavistock Street, 42) una verdadera lástima.

Cuarto día. Domingo
Por fin salió buen día! Así que aprovechamos a hacer las típicas e indispensables turistadas: Tower Bridge, Torre de Londres, Big Ben y London Eye y nos hicimos mil fotos posando como tontas. Y ya no nos comimos ningún cupcake más porque no nos dio tiempo. Y colorín colorado… esta escapada se ha acabado. Os recomendamos todas estas tiendas que son de lo mejorcito, tienen mucha variedad y están buenísimos, aunque en Londres hay muchas más tiendas, pero eso ya será en otra ocasión…

Nosotras y Londres
Nosotras y Londres

Y ya por último, deciros que como hacemos tantas cositas de repostería para nosotras y para amigos y familiares y como no queremos dejar de lado las recetas de cocina, os prometemos cada mes al menos dos recetas de cocina, además de todas nuestras creaciones de repostería. ¡Hasta el siguiente post!

El mercado de Basilea (Suiza)

Este pequeño pero encantador mercado se monta en la Markplatz, justo delante de la fachada roja del Ayuntamiento de esta ciudad, en pleno centro. Lo podemos encontrar de lunes a sábado durante toda la mañana.

Es una buena idea ir pronto por la mañana y desayunar de pie un café y un bocadillo (los hay fríos ya preparados o bien calientes de salchicha o hamburguesa que se harán al momento) para poder observar un poco el ambiente, y luego dar una vuelta por los diferentes puestos.

Encontraremos varios puestos de flores y plantas, al menos en primavera que es cuando hemos tenido ocasión de visitar la ciudad. Hay numerosos puestos de frutas y verduras de la temporada (no faltaban fresas y cerezas, que parece que por esta zona les encantan), diversos puestos de quesos, de setas, pan y pastas (aquí podemos completar también nuestro desayuno). En los puestos donde hacen los bocadillos además se puede comprar también carne y embutidos.

El ambiente en el mercado es muy tranquilo y ordenado, y contrasta con el trasiego de gente subiendo y bajando de las diferentes líneas de tranvía que pasan por el otro lado de la plaza, donde además de las paradas encontraremos unas cafeterías con terraza (una de ellas es un salon de te con un gran surtido de bombones) bancos y como no, un mcdonals. En el lado de la plaza que toca con el ayuntamiento, hay varias fuentes (en Basilea podremos encontrar montones de diferentes formas y tamaños por toda la ciudad).

Os dejamos algunas fotos más del mercado para que podáis ver sus puestos:

El mercado de Catania (Sicilia)

Catania es una de las grandes ciudades de Sicilia, con un centro bastante viejo y tráfico intenso y veloz. Con esta descripción de la ciudad y viajando en pleno agosto, con temperatura elevada sin una nube a la vista, con un niño pequeño y además embarazada, la visita al mercado de Catania me daba cierta pereza, teniendo el hotel al lado de la playa. Pero resulta que tengo cierta obsesión por ver algún mercado cada vez que visito un lugar y el mercado de Catania quedaba marcado como imprescindible.

Así que allá fuimos pensando en un caos de coches y en un lío por aparcar. Nada más lejos de la realidad, no se si debido a la suerte o que el mes de agosto también tiene allí sus efectos, llegamos con cierta rapidez y aparcando en una zona cercana.

El mercado de Catania es inmenso. Esta la parte de comida y la parte de ropa. La parte de ropa es bastante parecida a los mercadillos que podemos encontrar aquí, así que no merece la pena dedicar demasiado tiempo y así dedicarnos a la parte de comida.

Encontraremos montones de puestos de frutas y verduras variadas y quesos.

Otros puestos tienen productos también más exclusivos como setas o caracoles.

Pero lo que llama la atención y que difiere de nuestros mercadillos es que también hay en la calle puestos de pescado donde venden almejas, mejillones, gambas, boquerones y el en esta zona famoso pez espada, el cual colocan con la cabeza cortada para que se pueda ver bien su espada.

También hay puestos de carne, así que te cortan el bistec y te filetean las pechugas en plena calle. Todos los productos son frescos y de calidad.

Este es uno de los mercados más bulliciosos que he visto ya que se nota que la gente hace la compra allí, además con el carácter alegre y ruidoso italiano tanto por parte de compradores como de vendedores.

Esperamos que os gusten las fotos y deciros que realmente vale la pena hacer la visita a este mercado.

El bullicioso mercado Dolac de Zagreb (Croacia)

Estrenamos una nueva sección en nuestra web, dedicada a los mercados, ya que en nuestros viajes a diferentes ciudades no debemos dejar de incluir una visita a alguno de ellos. Los mercados nos mostraran una parte importante de cualquier país, la gastronomía y nos indicaran como es la vida de la ciudad y de sus habitantes.

Este año las vacaciones nos han llevado a Croacia y hemos podido visitar el mercado de Dolac.

Dolac es el mercado más grande de Zagreb, capital de Croacia. Está situado en una plaza, en la céntrica zona de Kaptol. En un paseo por el centro y recorriendo un entramado de pequeñas calles, llegaremos a la plaza desde donde podemos ver las agujas de la catedral de la Asunción de la Virgen Maria y también la torre del bonito tejado de la iglesia de Santa Caterina de Zagreb. Así que no se trata de un mercado ubicado en un barrio lejano y lo podemos visitar junto el resto de plazas y momumentos del centro.

En este mercado encontraremos de todo para poder abastecer nuestra cocina: en el piso de arriba y al descubierto, pero bajo unas coloridas sombrillas rojas, podremos comprar frutas, verduras, hortalizas, miel y la famosa lavanda croata. En un extremo del mercado se agrupan los vendedores de quesos frescos: de estos nos llamó la atención que eras casi todo señoras y suponemos que los deben hacer ellas de modo artesanal.

No os marchéis del mercado sin visitar la sala cubierta donde se vende exclusivamente el pescado del día. Se ubica en uno de los lados del piso superior del mercado, el que está al aire libre y aunque no encontrareis ni grandes paradas de marisco, ni pescados extraños, vale la pena entrar y completar la visita.

Justo debajo de todo el trasiego, en el piso inferior, se ubican las paradas de carne, embutidos y panaderías, entre otros.

El mercado de Dolac está abierto todos los días, desde primera hora de la mañana hasta el mediodía.

Una de las cosas que resulta encantadoras es que se trata de un mercado donde compran los croatas, y aunque podemos encontrarnos con muchos turistas, especialmente en los meses de verano, todavía conserva el encanto del mercado tradicional y nos podemos mezclar con la gente haciendo sus compras.

Ya en el nivel más bajo, nos despedimos del mercado de Dolac con el olor de las flores y ramos expuestos en sus últimas paradas y nos adentramos en la plaza de Ban Jelacic, centro neurálgico de Zabreb,  y lugar ideal para tomar un café en una de las terrazas y dedicar unos minutos a ver la gente pasar.

La visita del mercado y de los alrededores nos traerá mucho tiempo buenos recuerdos. Os dejamos unas fotos y no olvidéis los mercados cuando visitéis ciudades diferentes a las vuestras.

Si conocéis un mercado que os traiga buenos recuerdos, que venda un producto especial, que sea colorido, o que os ha llamado la atención por algún motivo, mandarnos un comentario diciendo el nombre del mercado y la ciudad donde está.