Rape o Pixin rebozado

Rape o Pixin rebozado

Esta receta hace que vuelva a mi infancia, cuando mi madre me preparaba este plato con todo su cariño y yo siempre se lo agradecía porque me encantaba y que ahora sigue siendo uno de los pescados que más me gustan.

Como receta no tiene ninguna complicación, pero ese recuerdo merece un rincón en nuestra web.

Me gustaría mucho que les preparéis este pescado a vuestros hijos, es muy adecuado para ellos, además ellos agradecerán su sencillez y que no contiene espinas.

Os contaré como anécdota que en uno de mis viajes a Asturias descubrí que en esta zona al rape lo llaman pixin, y el pescado fresco allí es estupendo, yo me puse las botas, también me comí un rodaballo espectacular en Oviedo en un restaurante de la Calle Gascona también llamada Calle de la Sidra. Aixx que se me cae la babita de pensarlo, jeje.

Seguro que ahora nos hemos vuelto tan sibaritas que tendríamos que llamarlo pixin en tempura o crujientes de rape, pero para mí sigue siendo el rape rebozado de mi madre.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 pieza de rape (aprox. 12 rodajas)
  • 100 g. de harina aprox. para freír pescado
  • 1 huevo batido
  • Sal
  • Aceite de oliva

Pedir a vuestro pescadero que os prepare el rape sin piel y a rodajas, así es como me gusta a mí, pero lo podéis pedir a filetes y saquen la espina central.

Preparar dos platos: uno con harina y el otro con huevo batido.

Poner a calentar una sartén con el aceite de oliva con el fuego fuerte.

Salar el pescado pero no mucho porque el pescado no lo necesita.

Pasar las rodajas de rape por harina y seguidamente por el huevo batido. Bajar la potencia de fuego y añadir el rape que freiremos por un lado y luego le daremos la vuelta.

El rebozado tiene que quedar con un aspecto dorado, jugoso y con puntillitas.

Escurrir con una espumadera al sacar de la sartén y dejar que acabe de soltar el aceite sobrante en un papel absorbente de cocina. Y así con todos los trozos de pescado.

Servir caliente.

¡Sencillamente delicioso!

Sepia al ajillo (en Thermomix y en parrilla)

Sepia al ajillo (en Thermomix y en parrilla)

Esta receta para Thermomix me encanta, porque queda la sepia tierna y sin manchar nada la cocina. Olvídate de los saltos y salpicones de la sepia en la sartén.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 dientes de ajo
  • 5-6 ramilletes de perejil fresco
  • 50 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • 800 gramos de sepia fresca

Pide en la pescadería que te limpien la sepia, donde te quitarán la piel interna y la espina (una cosa dura que tienen dentro cuando la abres por la mitad). Ya en casa lavas la sepia, y la cortas a trozos, desechando la parte dura de la boca.

Poner en el vaso los ajos pelados y el perejil. Triturar 5 segundos velocidad 5. Bajamos los restos al fondo del vaso. Programamos 20 minutos, varoma, giro invertido. Cuando finalice, comprobamos que está suficientemente tierna, en caso contrario se puede programar 5 minutos más.

Si quieres seguir haciéndola del modo tradicional, mi consejo es ponerla en la sartén con un poquito de aceite de oliva, cuando suelte el agua, retirar la sepia, limpiar bien la sartén y volver a poner la sepia. Añadir más aceite de oliva, y el perejil y los ajos picados finos.

En la sartén la cocción será de unos pocos minutos, ya que como curiosidad la sepia queda tierna en una cocción corta o en una muy larga, con la Thermomix nos permitimos hacerla de modo más largo.

Fijaros que la receta no lleva sal, ya que la sepia ya contiene, para mi es suficiente así (ya sabéis que no me gusta comer muy salado) pero si os gusta con más sabor la podéis añadir pero siempre al final (previa comprobación del nivel de sal).

Por último y para que nos queden de recordatorio algunos conceptos, explicarlos que la sepia y el choco serían lo mismo, mientras que las rabas provienen de la pota que es una especie de calamar más grande (aunque en ocasiones puede ser de otro cefalópodo, por lo que si en un local pedimos rabas y no ponen de que son, se puede preguntar por ello). Por otro lado, los rejos, serían las patas del calamar o de la pota.

VIEIRA RELLENA DE PESCADO

VIEIRA RELLENA DE PESCADO

Os vamos a enseñar a preparar unas vieiras rellenas gratinadas fáciles, sabrosas y vistosas.

 

Ingredientes:

  • 8 Vieiras completas
  • 2 rodajas de merluza o rape
  • 6 gambas rojas
  • ½ cebolla
  • 1 puerro
  • 1 cucharada de harina
  • 200 ml de leche
  • 100 ml de caldo de pescado
  • Pan rallado

Esta receta la podremos hacer de dos maneras, con vieira natural en la que comenzaremos limpiado la vieira y separando la parte de la carne de la vieira y el coral o parte roja, o bien podemos comprar vieira congelada y usaremos unos 150 g. Esta última es una muy buena opción si anteriormente hemos cocinado este plato con las vieiras naturales y guardamos  las conchas para otras ocasiones.

Primero de todo pasamos la vieira por la plancha, solamente un minuto por cada lado para que no se nos pase y seguidamente la ponemos en la concha donde serviremos.

Pelar las gambas y preparar un fumet con las cascaras, después añadir colado al caldo de pescado que tendremos preparado y reservar.

Picar la cebolla, y cortar a trocitos pequeños  las gambas y la merluza o rape, teniendo especial cuidado que no tenga espinas.

Pochar la cebolla, y cuando veamos que ya tiene aspecto transparente añadir las gambas y el pescado unos minutos, añadir la cucharada de harina y remover que se integre bien.

Añadir el caldo de pescado que hemos reservado antes y remover hasta que espese, añadir la leche y seguir removiendo hasta que quede aspecto de bechamel, también será el momento de añadir el coral de la vieira y apagar el fuego, se nos acabará de hacer con el mismo calor.

Rellenar las vieiras con la bechamel preparada, espolvorear con pan rallado y las pondremos al horno a gratinar durante 3 a 5 minutos según el horno. ¡Vigilar que no se quemen!

Este plato es digno de aperitivo o entrante principal de una mesa de Navidad, os aseguro que triunfareis.

Si alguna vez  habéis comprado las vieiras congeladas ya no lo volveréis a hacer porque es sencillo de cocinar y  podéis prepararlas antes y gratinar en último momento.

Mejillones tigre

Mejillones tigre

Este plato puede ser un aperitivo, tapa o entrante, y  los mejillones tigre son típicos de Santiago de Compostela de Galicia aunque se consume en toda España, también hay otra versión de mejillones tigres rabiosos que próximamente espero atreverme a preparar, más que nada porque estos sí que pican de verdad.

Los mejillones tigre son unos mejillones rellenos que no dejan de ser un tipo de croqueta pero servida de manera más original y que se puede comer con cuchara.

El nombre de tigre viene porque se le añade un poquito de picante pero si no os gusta podéis prescindir.

Otra idea menos calórica para la receta es en lugar de acabar friendo los mejillones es hornear durante aprox. unos 5 minutos en el horno a 200º

También antes de freír, cuando los tengamos empanados, podéis congelar para utilizar cuando los necesitemos.

Ingredientes para una tapa:

  • ½ kg de mejillones Gallegos
  • 1 cucharada de mantequilla
  • Aceite de oliva
  • 1 cucharada de harina
  • 1 vaso de leche
  • ½ vaso de caldo de cocer los mejillones
  • 120 gramos de gambas peladas
  • Pan rallado
  • 1 huevo
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • ½ cayena molida
  • Nuez moscada
  • Sal

 

Limpiar los mejillones con agua fría y poner en una olla, añadir un poco de agua y poner a cocer hasta que se abran bien. Reservar ½ vaso de caldo de la cocción.

Sacar los mejillones y guardar las cascaras.

Pelar las gambas y sofreír un poco en la sartén.

Picar los mejillones y las gambas.

En una sartén grande pochar la cebolla cortada en brunoise añadiendo una cucharada de mantequilla y un chorrito de aceite de oliva.

Incorporar la harina y remover.

Añadir la leche removiendo, y como quedará un poco  espesa la salsa añadir un poco de caldo de los mejillones que tenemos reservado. Ya tendremos una bechamel y podemos añadir los mejillones y las gambas, remover durante unos minutos más para que la harina no nos quede cruda. Rectificar de sal si es necesario y añadir la ½ cayena molida si queremos el plato con punto picante. Añadir una ver terminado un poquito de nuez moscada en polvo.

Rellenar los mejillones y dejar enfriar al menos una hora para que tengan consistencia.

Rebozar los mejillones tigre con huevo batido y luego por pan rallado.

Freír en sartén con una buena cantidad de aceite de oliva y escurrir en papel de cocina.

¡Buen provecho! Ya veréis como repetiréis.

 

 

 

Merluza con salsa de ajo negro

Merluza con salsa de ajo negro

Últimamente  el ajo negro está de moda y hoy en día lo podemos encontrar en muchas tiendas. Es un ajo que sorprende mucho por su olor fuerte y nos recuerda al regaliz. Para los que estén preocupados en consumir ajo, nos irá bien saber que no repite.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 trozos de lomo de merluza
  • Una cabeza de ajo negro
  • 2 sobres de tinta de calamar
  • 250 cl de nata de cocinar
  • Sal
  • Pimienta molida
  • Flores comestibles (opcional)
  • AOVE

Precalentamos el horno a 180 grados.

Primero de todo empezamos por limpiar la merluza y nos aseguramos que no quede ninguna espina.

Colocamos la merluza salpimentada en la bandeja del horno pincelada con aceite de oliva virgen extra y horneamos unos 10 minutos.

Mientras tenemos la merluza en el horno aprovechamos para preparar nuestra salsa de ajo negro. En un cazo un poco hondo echamos la nata líquida y la llevaremos a ebullición, añadimos los ajos negros pelados y los dos sobres de tinta de calamar y cocemos durante 10 minutos. Los sobres de tinta los echamos para que la potencia del color negro sea intensa y natural, otra opción es darle color con colorante alimentario negro. Retirar del fuego, rectificar de sal si hace falta, pasamos por la batidora y el chino para que no quede ningún grumo. Después pasar la salsa a un biberón para decorar nuestra merluza.

Sacamos nuestra merluza del horno y emplatar, seguidamente decoramos nuestra merluza con la salsa y añadimos unas flores comestibles para acabar de montar el plato.

Poner la salsa sobrante en una salsera o guardar en la nevera para usar en alguna otra receta máximo durante una semana.

Seguro que sorprendemos a nuestro invitados con este plato y es un éxito.

Esta receta es una adaptación de los blogs: Pakus de Directo al Paladar y de Aceiteysalrosa.