Vasitos de tres chocolates

Vasitos de tres chocolates

Esta receta es la popular Tarta de tres chocolates, pero una versión modernizada y en formato individual.  Podéis utilizar el vasito o copa que más os guste, quedará genial en vuestra mesa. Si usáis yogures de cristal podéis reutilizar estos envases.

Si seguís los pasos de la receta, es una tarta o vasitos que no fallaréis, es una receta de Webos fritos y ya sabéis que siempre salen sus recetas.

Receta para 8 vasitos:

Para la capa de chocolate negro

150 g. de chocolate negro

60 g. de azúcar

250 g de nata para montar sin montar

250 g de leche entera

1 sobre de 12 g. de cuajada en polvo

Para la capa de chocolate con leche

150 g de chocolate con leche

40 g. de azúcar

250 g. de nata para montar sin montar

250 g. de leche entera

1 sobre de 12 g. de cuajada en polvo

Para la capa de chocolate blanco

150 g. de chocolate blanco

250 g. de nata para montar sin montar

250 g. de leche entera

1 sobre de 12 g. de cuajada en polvo

 

Antes de empezar preparar los vasitos, copas o el recipiente que uséis donde no tengáis que moverlo hasta que cuajen los chocolates.

 

Primero – preparar la capa de chocolate negro

En un recipiente separar 100 g. de leche y disolver el sobre de cuajada removiendo y reservar.

Poner en una cazo al fuego los 250 g. de nata, el azúcar y el resto de la leche. Justo antes del momento que empiece a hervir echar el chocolate negro que previamente habremos troceado, y remover con varillas para que se funda, teniendo cuidado que no llegue a hervir. Añadir la leche con la cuajada que tenemos reservada y seguir removiendo por un par de minutos. Verter en los vasitos y esperar a que cuaje.

Segundo –  preparar la capa de chocolate con leche

Hacemos la misma operación y en un recipiente separar 100 g. de leche y disolver el sobre de cuajada removiendo y reservar.

Poner en un cazo al fuego los 250 g. de nata, el azúcar y el resto de la leche. Antes de empezar a hervir echar el chocolate con leche troceado y remover con varillas hasta que funda. Añadir la cuajada disuelta que tenemos reservada  y seguir removiendo un par de minutos, siempre vigilando que no llegue a hervir. Verter en los vasitos con mucho cuidado para que no se nos mezcle con la capa de chocolate negro y esperar hasta que cuaje.

Tercero – preparar la capa de chocolate blanco

Como hemos hecho anteriormente separar 100 g. de leche y disolver el sobre de cuajada removiendo y reservar.

Poner un cazo al fuego con los 250 g. de nata, y el resto de la leche (en este caso no lleva azúcar). Antes de llegar a hervir echar el chocolate blanco troceado y remover con varillas hasta que funda. Añadir la cuajada disuelta  y remover durante dos minutos más. Verter en los vasitos teniendo en cuenta que la capa de chocolate negro y chocolate con leche estén cuajadas.

Dejar cuajar la última capa sin mover los vasitos y meter en la nevera varias horas.

Cuando vayáis a servir los vasitos de tres chocolates sacar un rato antes de la nevera para potenciar su sabor.

Espero que os gusten y nos digáis como lo habéis presentado en vuestras mesas.

Tostada con chocolate, aceite y sal

Tostada con chocolate, aceite y sal

Este es el postre más fácil del mundo mundial, pero buenísimo, ¿a quién no le gusta el chocolate?

Ingredientes:

  • Una rebanada de pan por persona (el tipo de pan que más os guste, yo lo hago con pan de cereales)
  • Chocolate (igualmente del tipo que más os guste)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal en escamas

Cortamos el pan en rebanadas, y ponemos encima unas onzas de chocolate. Lo colocamos en la bandeja del horno a 180º y lo tostamos. Cuando ya lo veamos tostado, sacamos el pan del horno y inmediatamente repartimos el chocolate sobre la tostada con ayuda de un cuchillo (el chocolate estará ya fundido). Rociamos con unas gotas aceite de oliva virgen extra y salamos ligeramente con sal en escamas.

Esta receta la podéis hacer para desayunar, para merendar o como postre. Es rápido de hacer y muy válido tanto si estáis solos como si tenéis invitados.

Podéis usar el chocolate que más os guste o también un ganaché o una crema casera de leche, cacao, avellanas y azúcar. También podéis variar el tipo de pan, con el integral o de cereales queda muy bueno.

 

Yogures cuajados en varoma de Thermomix

Yogures cuajados en varoma de Thermomix

Esta receta es fenomenal, ya que los yogures se hacen en el mismo varoma de la Thermomix sin necesidad de ningún aparato más, es una gran receta que podemos encontrar en la página de Recetario. Igualmente abajo del post os voy a indicar unos trucos para hacerlos sin Thermomix.

Ingredientes para 8 yogures:

  • 860 ml de leche entera
  • 1 yogur natural del vasito de cristal (Tipo Danone o similar)
  • 50 gr de leche en polvo entera

Verter en el vaso la leche y la leche en polvo y mezclar 30 segundos a velocidad 3. Programar 5 minutos, a 50 grados, velocidad 1. Cuando acabe el tiempo cercioraros que la máquina ha llegado a esta temperatura, si no ha llegado programar unos minutos más hasta que llegue. Añadir el yogur y mezclar otra vez 30 segundos a velocidad 3.

Rellenar los vasitos de cristal, os llegará para 8 yogures. Colocarlos dentro del varoma y sin demorarnos aclarar el vaso, y verter un litro de agua. Calentar 7 minutos (o hasta que hierva), 100 grados, velocidad 1. Mientras tapamos el varoma con unos trapos limpios para que los yogures no pierdan calor.

Colocar el varoma en su posición con los trapos puestos (los podéis atar por los lados) y programar 5 minutos, 100 grados, velocidad 1. Acabado el tiempo dejar reposar 8-10 horas, así que será ideal que los hagáis por la noche para no tener la máquina ocupada. Por la mañana los pasáis a la nevera y los dejáis reposar un par de horas antes de ser consumidos. Estos yogures aguantan una semana en el frigorífico

Los yogures los podéis hacer también con leche desnatada y leche desnatada en polvo, lo único que pasará es que quedaran menos consistentes. También los podéis hacer tipo yogur líquido si no le añadís la leche en polvo.

A la receta también podéis añadirle azúcar (unos 50 gramos) o trocitos de fruta, o confitura en el fondo. También podéix añadir aroma de vainilla u otro tipo de sabor.

Si no tenéis Thermomix debéis seguir los mismos pasos, la parte más importante es que la temperatura no exceda de los 50 grados al calentar la leche, para no matar los fermentos lácteos que contiene el yogur. Después los podéis hacer en una yogurtera o bien en el horno precalentado a 50 grados, y dejarlos reposar toda la noche ya con el horno apagado.

Crema de leche, cacao, avellanas y azúcar

Crema de leche, cacao, avellanas y azúcar

Ya sabéis de otros artículos que intento usar en casa productos caseros que son mucho más naturales y que no tengan tantos conservantes, colorantes ni aceites de palma. Así las palomitas las hacemos como antes en una olla, o las pastillas de caldo totalmente natural. Hoy os hablo de la crema de leche, cacao, avellanas y azúcar, seguro que os ha salido rápidamente la música comercial, todo un clásico de la publicidad y os habéis acordado de su competencia italiana, a que sí?

Pues es realmente fácil de hacer, con esta receta os saldrán dos botes de medio kilo, podéis congelar uno o regalarlo a vuestra hermana, vuestra madre, o vuestra jefa (o hermano, padre o jefe 😉 ). Se conserva en la nevera ya que no lleva ningún conservante.

Ingredientes para 2 botes de 500 g:

  • 100 g de avellanas tostadas y peladas
  • 150 g de azúcar glas (el normal también queda triturado, pero uso este directamente)
  • 100 g de chocolate fondant
  • 100 g chocolate con leche
  • 100 g chocolate blanco
  • 200 ml de leche entera (aunque la receta es con leche entera yo siempre uso desnatada)
  • 150 g de aceite de girasol

Triturar las avellanas con el azúcar glas, 15 segundos, velocidad 10.
Añadir los chocolates y triturar 20 segundos, velocidad 9.
Agregar la leche y el aceite y programar 7 minutos, 50 grados, velocidad 4.

Una vez hecho verter en dos botes de cristal de 500 gramos y dejar enfriar. Conservar como os he explicado arriba.

Layercake con bizcocho de cuadrados de 3 colores

Layercake con bizcocho de cuadrados de 3 colores

Ya había avanzado, que tengo molde pastelero nuevo, gracias al amigo/a invisible de la oficina de las pasadas fiestas navideñas. Se trata en realidad de tres moldes de layercake, que llevan un aro separador de la marca Wilton. Con este molde se pueden hacer cuadrados de colores y permite dos opciones, la versión dos colores y la versión en tres colores.
Así que para estrenarlo y dar las gracias hice una tarta para una de las reuniones de áreas que hacemos en la oficina. Escogí la versión en tres colores para probar con la opción más colorida.
Primero de todo hay que pensar los colores, y en mi caso fue fácil, los colores del semáforo usados eternamente para explicar el trabajo hecho, el trabajo en curso y el trabajo pendiente.
Una vez tengamos la masa del bizcocho preparado (pensar que son 3 moldes a rellenar y mejor que sobre que no que falte, ya que si sobra siempre puedes hacer uno extra y congelarlo) se divide en 3 boles diferentes y se tiñe con los colorantes en gel. Debéis tener en cuenta que el horneado hace perder un poco el color por lo que hay que dejar la masa con el color bastante subido. Recordar que cada vez que añadas colorante hay que usar un palillo nuevo para no contaminar el gel. Después pasamos las masa a 3 mangas pasteleras que nos van ayudar a servir la masa dentro de cada aro.
El molde lleva las instrucciones para hacer los cuadrados tanto en versión dos colores como en versión 3 colores. En el caso de los tres colores que he hecho:

  • Para el primer molde: color 1 en el centro, color 2 en la mitad del aro, color 3 en la parte exterior.
  • Para el segundo molde: Color 3 en el centro, color 1 en la mitad, color 2 en la parte exterior.
  • Para el tercer molde: Color 2 en el centro, color 3 en la mitad, color 1 en la parte exterior.

La dificultad que encontré es que la masa que utilicé es muy esponjosa pero también es un poco líquida por lo que la masa empezó a escurrir por debajo del aro que le tocaba. Así que pedí la gran ayuda de mi hijo mayor para que apriete un poco el aro mientras lo rellenaba con cierta rapidez y así conseguí salir airosa de la situación. Después se saca el aro con cuidado y se hornea.
Comentar que el conjunto lleva 3 moldes pero solo un aro separador, por lo que hay que limpiarlo antes de preparar el siguiente molde para que no se mezclen los colores. Una vez tengamos los 3 bizcochos, si nos han quedado planos ya podemos hacer los pisos, añadiendo un poco de almíbar a cada capa y la crema que hayamos escogido. Si no han quedado planos será necesario igualarlos con la lira. Para que queden planos (ni con cono, ni hundidos, la temperatura del horno será de 180º, pero cada horno es un mundo y no hay nada como practicar para conocerlo).
Por último podemos forrarlo con fondant o glasearlo con crema según la decoración escogida.