Garbanzos con setas y butifarra negra

El otoño pasado probé esta receta en un restaurante y me gustó mucho, así que aquí estoy yo este año para copiarla, o al menos en parte, ya que no es fácil encontrar las setas que incluye. No siempre se encuentran en tiendas de ciudad que suelen traen el famoso rovelló (níscalos) y menos esta temporada que no ha sido excesivamente buena, así que o las vas a buscar a la montaña o vas a algún mercado de pueblo a por ellas o bien las compras deshidratadas, así que como no he tenido tiempo para ninguna de estas opciones, he buscado una alternativa y el resultado no ha estado nada mal. Eso si, si tenéis posibilidad, hacerla con setas frescas porque estará tremenda.

Ingredientes para 2 personas (peso aproximado se puede variar al gusto):

  • 200 gramos de garbanzos cocidos
  • 200 gramos de butifarra negra
  • 200 gramos de setas variadas (ideal un variado de ceps, camagrocs, rossinyols… siento mucho no poder decir los nombres en castellano, pero no tengo ni idea y es posible que se llamen de una manera totalmente diferente según la zona). Yo hice la receta con un variado de setas que venden en La Sirena, hay varios tipos, pero mirar que sean setas silvestres, y que no sea de los que llevan champiñones, que esta seta está muy buena pero no tiene nada de temporada y a la receta le queremos dar un toque más glamuroso).
  • 1 cebolla pequeña
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra (un buen aceite ya que la receta será todo salteado)
  • Perejil

Lavamos las setas para que no tengan tierra (las congeladas no hará falta). Cortamos la cebolla a trocitos pequeños y la pochamos en una sartén grande con aceite de oliva virgen extra y un poquito de sal.

Cuando ya esté doradita, añadimos la setas, la grandes como los ceps a trozos pequeños y las pequeñas enteras. Si sueltan agua de haberlas lavado o de la descongelación la retiramos, para que la seta quede salteada y no cocida o hervida.

Cuando ya estén las setas hechas, añadimos la butifarra negra cortada a trocitos y esperamos unos minutos.

Finalmente añadimos los garbanzos cocidos (estos los habremos cocido anteriormente o bien los compramos cocidos) y vamos mezclando todo y esperamos unos minutos para que quede todo bien caliente.

Rectificamos de sal, añadimos una rama de perejil cortada a trocitos y servimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *