Canelones de ricota y espinacas

Canelones de ricota y espinacas

Si queréis unos canelones diferentes, estos canelones de ricota y espinacas son perfectos para para variar de los típicos de carne. Será  una buena manera de introducir las verduras para los que no les gustan mucho,  resultaran mucho más ligeros y además son menos laboriosos.

go site Ingredientes para 6 personas:

  • 18 placas de canelones normales o precocidos.
  • 500 g. de espinacas frescas (1 bolsa)
  • 250 g. de ricota o requesón
  • 100 g. de parmesano rallado
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Pimienta
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 diente de ajo
  • 175 g. de salsa de tomate (si puede ser casera)

http://statstuff.com/?employment-law-assignment Ingredientes para la bechamel:

  • 30 g. de mantequilla + 25 g. para el gratinado
  • 30 g. de harina
  • 1/2 litro de leche
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada

go to site

go Preparar la pasta de los canelones según la indicación del paquete. Si los cuadrados de canelón son los tradicionales  los  hervimos en agua con sal y un chorro de aceite aproximadamente unos 20 minutos. Enfriar con agua fría para que no siga cociendo, escurrir y extender en un trapo y ya se pueden rellenar con la pasta.

go to site Lavar y escurrir las espinacas (si son de bolsa ya vienen lavadas). Cocer en una olla tapada con muy poca cantidad de agua que será suficiente, durante unos 5 minutos para que se ablanden y escurrir.

Añadir un diente de ajo a una sartén con aceite de oliva, saltear y retirar. Añadir las espinacas y saltear hasta que queden secas, antes de retirar añadir una pizca de nuez moscada.

Trocear las espinacas con un cuchillo y dejar enfriar.

Mezclar las espinacas con la ricota, la mitad del parmesano, sal y pimienta.

Ya podemos añadir la mezcla a la pasta que tenemos preparada escurrida en el trapo.

Cubrir la fuente donde haremos los canelones con la salsa de tomate. Enrollar los canelones y pasar a la fuente con el extremo hacia abajo.

Preparar la bechamel:

Calentar la mantequilla en una cazuela, añadir la harina y cocer, añadir la leche y rectificar de sal, pimienta y una pizca de nuez moscada. Tiene que quedar ligera porque en el horno nos espesará.

Cubrir los canelones con la bechamel, espolvorear con el resto de queso parmesano, añadir unos pequeños cuadraditos de mantequilla repartidos sobre la pasta de toda la bandeja y colocar en el horno previamente calentado a 200º en modo gratinador durante unos 25 minutos. Cada horno es un mundo por lo que vigilar y estarán hechos cuando estén dorados a vuestro gusto.

¡Ya tenéis una comida buenísima preparada!

Ahora solo os falta añadir un buen trozo de pan para mojar la salsa y en mi caso una copa de vino blanco fresquito.

Spaghetti alla puttanesca (Espaguetis a la Putanesca)

Spaghetti alla puttanesca  (Espaguetis a la Putanesca)

Os explicaré una breve historia, porque  seguro que habéis pensado lo mismo que yo ¿este nombre de la salsa, a qué se debe?

La historia  más extendida y que me he creído a pies juntillas es la que hace referencia a que era un plato fácil de elaborar entre las prostitutas de Nápoles, debido a que sus ingredientes casi básicos se encuentran en todas las despensas italianas y cuentan que lo preparaban para matar el hambre entre servicio y servicio; pero también para tomar  los propios clientes de los burdeles, sobre todo por su toque picante para recuperar el ánimo. Vamos … que si habíais pensado mal,  habéis acertado.

Ingredientes para 4 personas:

  • 400 gramos de Pasta de espagueti
  • 4 unidades de filete de anchoa
  • 2 dientes de ajo
  • 800 gramos de tomate entero
  • 20 gramos de alcaparras
  • 50 gramos de olivas negras deshuesadas
  • Aceite de oliva
  • Orégano
  • 1 guindilla seca (de Cayena)
  • Sal
  • Agua

Primero de todo prepararemos las anchoas y las alcaparras cortadas en brunoise de tamaño pequeño y las olivas negras a rodajitas.

En una paella añadir aceite de oliva y calentar, seguidamente añadir las anchoas picadas removiendo hasta que se haga una pasta.

Añadir el ajo y  la guindilla  picados y cocinarlo suavemente para que no se queme.

Añadir el tomate cortado a trozos (se puede usar tomate natural de bote en conserva), taparlo parcialmente para que no nos salte al cocinarlo e ir removiendo, si ha perdido toda el agua añadir un chorrito.

Poner agua al fuego y cocer la pasta de spaguetti con una cucharada de sal según las instrucciones del paquete comprado.

Añadir a nuestra salsa el orégano, las alcaparras y las olivas negras y remover. Yo no añado más sal porque para mí es suficiente con el sabor salado que aporta la anchoa.

Escurrir la pasta, emplatar y añadir  salsa puttanesca  por encima de nuestro plato con un buen chorrito de aceite de oliva. Servir al momento para disfrutar de un buen plato de pasta.

Esta receta es picante pero si no te gusta que pique solamente tienes que evitar poner la guindilla seca.