Tarta Tatin

Tarta Tatin

Últimamente me ha dado por la Reposteria Francesa, la última tarta fue la Tarta Fraisier y después de esta tarta Tatin espero seguir con más recetas nuevas de nuestro País vecino.

La tarta Tatin es un clásico de la cocina tradicional francesa que podemos realizar con ingredientes baratos. Como todo plato que perdura en el tiempo tiene su historia y os la voy a contar brevemente:

La historia de este postre nos lleva hasta Francia como ya os he comentado antes, justamente en la zona de Orleáns, un lugar frecuentado por ricos hombres de negocio y políticos procedentes de la capital París y con un mismo interés por la caza. Allí se encontraba el Hotel Tatin y su restaurante, regentados por las hermanas Tatin. Una de las hermanas, Stephanie, se equivocó al preparar una tarta de manzana y caramelizó las manzanas y debido a este error, decidió taparlas para ocultarlas. Digamos que es una tarta “al revés“ o invertida. Se convirtió en una de las tartas con más éxito entre los clientes del restaurante y así la especialidad de la casa. En nuestra época esta tarta también se hace con otras variedades como peras, piña, melocotón…

También compartiré con vosotros el secreto del molde, nunca usar uno desmontable porque se escurriría por las grietas el caramelo, yo uso desde que tengo memoria una fuente redonda de Pyrex.

Ingredientes:

  • 1 lámina de masa brisa (podéis usar también hojaldre)
  • 4 manzanas tipo Golden
  • 75 g. de azúcar moreno
  • 75 g. de mantequilla

Precalentar el horno a 180º, encamisar el molde con mantequilla y un poco de azúcar y reservamos en frio.

Pelar las manzanas, quitar el corazón y cortar en gajos. Yo la he cortado a trozos pequeños pero podéis hacerla a cuartos.

Preparamos un caramelo con el azúcar y la mantequilla, después añadimos las manzanas cortadas para caramelizarlas también, añadir un poquito de agua.

Colocar las manzanas de forma circular en nuestro molde por la parte bonita, espolvorear un poco más de azúcar y la mantequilla cortada a trocitos. Opcionalmente podéis añadir una cucharadita de canela en polvo.

Estirar la masa de hojaldre por encima y dejarla a la medida del molde remetiendo hacia adentro, y le hacemos unos agujeros a la masa para que no se hinche.

Tendremos la tarta en el horno durante unos 25-30 minutos con calor arriba y abajo hasta que presente un bonito color dorado. Cuando temple le damos la vuelta en la bandeja de presentación.

Podemos acompañar con nata o crema inglesa.

¿Cuál sería la sorpresa de las hermanas Tatin con esta tarta? Seguro que dijeron: ¡Oh là là!

Tarta Death Note

Tarta Death Note

Por sorpresa se dejó caer un nuevo reto, que fue preparar una tarta para celebrar el 18 cumpleaños de la hija de una de mis mejores amigas por lo que era muy importante encontrar un tema que le guste mucho para sorprenderla.

Sara,  que es la cumpleañera, es una entusiasta del anime y de la serie de Death Note, y pensé:

Que otras veces he realizado una tarta en forma de libro que cunde mucho cuando hay bastantes invitados y esta vez realmente me iba como anillo al dedo porque el referente de esta serie es justamente un cuaderno con poderes sobrenaturales (un tanto macabros), por lo que espero que al soplar las velas de este libro- tarta sea para que se cumplan los bonitos y mejores deseos para ella.

Para preparar la tarta unos días antes me tuve que ocupar de la pluma y la manzana. Primero preparé una plantilla en cartoncillo con el modelo de pluma elegido y luego lo plasmé en fondant cortando con un cutter profesional metálico para modelar y así darle volumen, después  la dejé secar hasta utilizar. Para la manzana utilicé fondant rojo de la marca FunCakes y con una pequeña bolita de porespan en el interior  le di la forma redondeada, aprovechando que tengo un cortador de hojitas hice una  y la añadí con pegamento comestible, ahora solo queda esperar también a que seque.

Para las letras busqué en internet la tipografía de Death Note y os dejo  aquí el enlace por si os animáis a preparar este cuaderno anime dulce.

https://es.fonts2u.com/deathnote-font.fuente

Las letras del anime Death Note  y el nombre de Sara con la misma tipografía y sus 18 años los llevé a reproducir en papel de azúcar para poner en la tarta a último momento.

Preparé un bizcocho con relleno de  ganache de chocolate, y forrado con fondant negro cítrico y blanco FunCakes , simulado las hojas de papel laterales con unos surcos hechos con una esteca dentada y seguidamente coloqué  todos los adornos comestibles que tenemos preparados y montar la tarta encima de una base.

Solo nos queda presentar la tarta con un bonito papel de regalo y llevar con mucho cuidado a la fiesta sorpresa que tenía preparada y que esta vez también he podido disfrutar.

                                                  Ahora como siempre le vuelvo a desear ¡Felices 18 años Sara!

Tarta Fraisier

Tarta Fraisier

Se acerca la ocasión ideal para presentaros una tarta preciosa y exquisita como la Tarta fraisier, ahora empieza la época de fresas y una fecha tan bonita como San Valentín.

Su origen deriva de la palabra francesa fraise que significa fresa. La Tarta fraisier consiste en un pastel con dos capas de bizcocho genovés bañado en almíbar de Kirsch (aguardiente de cerezas), relleno de fresas y crema mousseline, terminando con una capa de mazapán.

Esta tarta tiene varios trucos para su correcta terminación por lo que estar atentos a todos los detalles.

Ingredientes que necesitareis por partes:

Para la crema mousseline:

  • 500 ml de leche entera
  • 4 yemas de huevo tamaño L
  • 120 g. de azúcar
  • 1 cucharadita de 5 g. de azúcar vainillado
  • 30 g. de harina de repostería
  • 30 g. de harina de maíz (maicena)
  • 275 g. de mantequilla (150 g. fría + 125 g. pomada para el final)
  • 30 ml de Kirsch (licor de cerezas)
  • Una pizca de sal

Para el mazapán (pasta de almendra):

  • 100 g. de almendras crudas molidas
  • 100 g. de azúcar glass (en polvo)
  • 30 g. de glucosa (opcional)
  • Clara de ½ pasteurizada
  • Colorante en gel (el color que más os guste)

Para el bizcocho genovés (bandeja de horno):

  • 3 huevos tamaño L
  • 100 g. de azúcar
  • 100 g. de harina de repostería
  • 30 g. de mantequilla derretida y enfriada
  • 500 g. de fresas naturales
  • Una pizca de sal (opcional)

Para el almíbar:

  • 50 ml. de agua
  • 50 g. de azúcar
  • 20 ml. de Kirsch (licor de cereza)

Primero de todo preparamos el mazapán:

En un bol colocar las almendras molidas y el azúcar, añadir la glucosa y la clara de huevo poco a poco y trabajar con las manos hasta que tengamos una masa homogénea (el primer truco consiste en el uso de la glucosa que le dará elasticidad a la masa, así nos ayudará a trabajarla) Podéis realizarlo sin glucosa, tan solo os costará algo más. Añadir un poco de colorante en gel, yo añadí uno rojo como las fresas. Envolver en film plástico en forma de bola y a temperatura ambiente.

Empezaremos con la primera parte de la crema mousseline:

Aquí tenéis el segundo truco que consiste en realizar la crema mousseline en dos partes, esta forma nos asegura que la tarta al partirla no desbordará la crema.

En un recipiente colocar la leche y calentamos con la mitad de azúcar (60 g.), el azúcar vainillado, la pizca de sal y calentar sin llegar a hervir.

En otro bol, incorporamos las yemas de huevo, la otra mitad de azúcar (60 g.) y batimos hasta blanquear. Añadir la harina de repostería y la harina de maíz y mezclar con movimientos envolventes.

Una vez mezclado añadir esta masa al resto de leche que tenemos caliente y mezclar con varilla a fuego medio hasta que espese y durante unos 2 minutos para terminar de cocer las harinas. Seguidamente añadir 150 g. de mantequilla y remover para integrar. Ya tenemos la primera parte de la crema que taparemos con film de plástico y enfriaremos en nevera mínimo 4 horas o en mi caso la dejé reposar toda la noche.

Preparación del almíbar de Kirsch:

En un recipiente colocar el agua y el azúcar y hervir. Retirar del fuego e incorporamos el Kirsch (licor de cerezas). Dejar enfriar y reservar hasta utilizar.

Elaboración del bizcocho genovés:

Precalentar el horno a 180º C

Calentar los 30 g. de mantequilla y dejar enfriar.

En un bol añadir los huevos a temperatura ambiente, el azúcar y una pizca de sal (opcional) y batir a velocidad alta durante unos 8 minutos para que doble o hasta triplique el volumen la masa. Tamizar la harina y mezclar con espátula con movimientos envolventes para que no baje el volumen de la masa). Añadir la mantequilla que hemos reservado y mezclar de la misma forma. Observar que no ponemos levadura y este proceso será el que hará que el bizcocho nos suba al hornear.

Engrasar la bandeja del horno con mantequilla y poner papel de horno, añadir la masa y extender con espátula para que cubra la bandeja. Hornear durante unos 10-12 minutos, cada horno es diferente por lo que vigilar que no se dore demasiado.

Sacar el bizcocho del horno y enfriar durante unos 5 minutos, una vez pasado este tiempo tapar con un trapo para que no pierda la humedad hasta que enfríe por completo.

2ª parte de la crema mousseline:

Para hacer esta parte habremos sacado la crema mousseline que tenemos en nevera y  los 125 g. de mantequilla pomada (temperatura ambiente). Muy importante es que tanto la crema como la mantequilla estén a la misma temperatura sino nos podría quedar la crema con un aspecto granulado. Poner en una bol la crema e incorporar la mantequilla pomada y batir durante unos 8-10 minutos hasta que estén los dos ingredientes bien integrados y añadir el licor de cereza (Kirsch) y habremos finalizado nuestra crema mousseline.

Montaje de la Tarta Fraisier:

Con un rodillo extender el mazapán dejando unos 2 mm y con el aro o el fondo del molde desmontable preparamos un circulo para coronar la tarta.

Usar un aro o el propio molde desmontable donde terminaremos nuestra Tarta Fraisier de entre 16-18 cm.

Proceder a cortar dos círculos de bizcocho de la medida elegida.

Engrasar el molde desmontable y colocar papel de horno liso en las paredes.

Poner en el fondo del molde el primer círculo de bizcocho y emborrachar con el almíbar de Kirsch.

Poner una fina capa de crema teniendo cuidado de no manchar las paredes.

Partimos las fresas por la mitad para cubrir todo el alrededor de las paredes del molde, la parte cortada hacía fuera y terminar de rellenar con fresas (las podemos poner a trocitos).

Añadir la crema mousseline, apretando ligeramente para que no queden huecos entre las fresas.

Colocar el 2º circulo de bizcocho apretando ligeramente y volvemos a emborrachar con almíbar de Kirsch.

Enfriamos durante unas 2 horas en nevera.

Una vez frio desmoldar con cuidado y  retirar el papel de horno de horno de las paredes.

Colocar un poquito de crema en la parte superior del bizcocho.

Colocamos encima de la tarta el mazapán que tenemos cortado a medida.

 

                                                                      ¡Et voilà!

 Tenemos nuestra tarta maravillosa Fraisier, preparada para enamorar a nuestros invitados.

 

Tarta fondant Patrulla Canina 2

Tarta fondant Patrulla Canina 2

Este tipo de tarta ya lo hemos hecho en otra ocasión, pero muchos niños son fanes de los dibujos de la Patrulla Canina , así que la tarta para celebrar los 2 años de Gabriel también fue de estos simpáticos animalitos.

La tarta está hecha de un bizcocho con aroma de vainilla, regada en almíbar y buttercream  de chocolate. Muy rica y por 2ª año consecutivo que eligen este tipo de tarta sus papis.

Está decorado con el escudo Paw Patrol, usando la plantilla que nos hemos fabricado, añadimos unos dibujos de los perritos impresos en papel de azúcar comestible y siguiendo el mismo formato redondo preparamos en fondant el nombre de Gabriel y sus 2 añitos.

La Patrulla Canina viene de reunión y os dejo una foto muy divertida con las figuritas de los protagonistas de los dibujos.

Y de nuevo ¡Felicidades Gabriel!

Tarta fondant 3 pisos 18 cumpleaños

Tarta fondant 3 pisos 18 cumpleaños

Hoy os enseñaré una tarta de 3 pisos  para un día súper especial, el 18 cumpleaños de mi hija Laia.

El día más esperado para todo joven, donde puedes hacer cosas que no podías hacer hasta este día, como sacarte el carné de conducir, votar o poder pedirte ese ansiado mojito sin miedo a que te pidan la documentación.

Después de los nervios típicos para prepararlo todo, le esperaba una fiesta con su familia y amigos en el que no le faltó detalle como photocall, globos gigantes, música variada, un video por el recorrido de sus 18 años, mucha comida y bebida, y sobre todo una tarta de cumpleaños hecha con mucho cariño y sofisticada para entrar bien en la mayoría de edad.

Este año vuelvo  a preparar una tarta de 3 pisos con las siguientes medidas, 25 cm, 20 cm y 15 cm de diámetro, con  bizcochos con aroma de vainilla y relleno de chocolate, cubierta de fondant, unas delicadas flores de violeta realizadas en glasa y unas margaritas en pasta de goma con adornos sprinkles en negro.  Para estas florecillas tan monas le pedí ayuda a mi hermana Ana Belén que tiene experiencia en este tipo de trabajo. Muchas gracias hermanita, sin ti no hubiera sido posible.

Solo decir que como madre se me ha pasado el tiempo volando, hace 4 días que empezaba a hablar y decirme mamá, y han pasado 18 años, pero para mí igualmente siempre será mi niña.

                                                                                        ¡Felicidades en tu 18 cumpleaños Laia!