Figura de mona de casita de chocolate

Figura de mona de casita de chocolate

Ya sé que ha pasado Semana Santa y el lunes de Pascua con sus tradicionales monas, pero no quiero dejar de enseñaros, la figura de chocolate que he preparado para este año.

La idea vino de que a Nico los Reyes le habían echado, un juguete que se llama “La fábrica de chocolate” y allí te vienen una serie de moldes para hacer bombones, huevos, piruletas, y la casita de chocolate que es ideal para usarla como figura de mona.

No estoy habituada a trabajar con chocolate (¡liarme con una cosa que se seca con el lío que hay en casa!) pero sí que he visto al maestro chocolatero David Pallàs en persona y en sus videos en Canal Cocina así que se que para trabajar bien el chocolate son muy importantes dos puntos: saber fundir el chocolate y el atemperado del chocolate. El primero primordial que no se queme y el segundo se trata de jugar con su temperatura (y dependiendo del tipo de chocolate) para romper los cristalitos que forma su composición y que puede hacer que quede con manchas y que cambie su textura totalmente.

Así que por una horas me dediqué a hacer de chocolatera casera ;). La verdad que esta parte para los niños es un rollo, porque ya sabéis que el chocolate deshecho quema mucho y no es conveniente que ellos lo manipulen, luego cuando tienen que esperar a que se seque también se juega con su paciencia.

Luego se trata de colocar el chocolate derretido en unos moldes que son las paredes frontales, laterales y el techo. Cuando ya las tienes secas irlas pegando las partes con más chocolate derretido haciendo la forma. La primera es la más difícil ya que si tocas mucho el chocolate se te marcan los dedos (el chocolate se deshace a una temperatura menor que la corporal, por eso se derrite tan bien en la boca).

Los peques luego sí que disfrutaron mucho poniendo Lacasitos, chuches, plumas y pollitos.

Y para acompañar la figura de chocolate, podéis preparar bien una Tarta Sara muy común en las monas más modernas o una mona tradicional con los huevos cocidos pintados similar a un roscón.

Mona nido de Pascua

Mona nido de Pascua

Hoy es lunes de Pascua, y siempre hemos hecho la típica Mona de Pascua, pero este año también nos hemos animado a hacer una más moderna de fondant, eso si manteniendo la tradición incluyendo los huevos de chocolate.
He preparado un bizcocho con sabor limón que combina muy bien con el chocolate de relleno y de cobertura, y aprovechando la forma redonda del bizcocho le hice un poco de cavidad en el centro con un aro redondo y vaciando por dentro, para simular el nido. Después de rellenar y cubrir con el ganache de chocolate he cubierto con el fondant que he teñido con colorante en gel alimentario, teniendo cuidado al hacer la parte honda que no se nos rompa y para simular el nido unas tiritas de fondant que he ido colocando una a una con pegamento comestible.
Tan solo nos queda añadir los huevos decorados de chocolate, los pollitos y que no nos falten las plumas.

¡Feliz día de la Mona!

Mona de Pascua tradicional

Mona de Pascua tradicional
Mona de Pascua tradicional

Hoy es Lunes de Pascua o el Día de la Mona para muchos, la tarta que el padrino regala a su ahijado el domingo y que se come hoy, muchas veces aprovechando el buen tiempo, en el campo o en el exterior.

“La mona” surgió como una tarta para celebrar el fin de la cuaresma y del ayuno, y es muy típica en Catalunya, Baleares, Aragón, Valencia y Murcia, aunque según las zonas la evolución ha sido bastante diferente. Por ejemplo en Valencia, se trata de una masa que hace formas en muchas ocasiones de animales y que llevan colocado un huevo duro pintado de colores. Estas monas son muy bonitas y prometo hacerla un año con su huevo pintado y todo.

Pero este año me he decantado más por la versión catalana: esta ha evolucionado los huevos pintados a huevos de chocolate y se han ido añadiendo figuras (también en chocolate) que en muchas ocasiones se convierten en obras de arte. Las pastelerías exponen durante los días previos sus obras, que hacen las delicias de los más pequeños ya que suelen ser de los personajes más famosos y seguidos.

En muchas ocasiones ya se compra solo la figura de chocolate, pero os voy a enseñar la versión con tarta en la base, que suele llevar también mucho chocolate, una crema de mantequilla o crema catalana (la que yo he hecho es un combinado de crema de chocolate y de mantequilla), y almendra picada o laminada por los lados. Y de decoración he hecho la más clásica, con huevos de chocolate, plumas de colores y pollitos, que una mona sin pollitos no lo es. Y es que a mi de pequeña me gustaba más jugar con las plumas y los pollos que el pastel o el chocolate :).

Y vamos con la receta:

Para el bizcocho:

  • 5 huevos
  • 150 gramos de harina
  • 150 gramos de azúcar
  • 50 gramos de mantequilla
  • 1 sobre de levadura

Para el almíbar:

  • 50 gramos de azúcar
  • 50 mm. de agua
  • un chorrito de Cointreau

Para el relleno de chocolate:

  • 150 gramos de chocolate fondant
  • 50 gramos de mantequilla
  • 2 cucharadas de leche

Para la crema de mantequilla

  • 150 gramos de mantequilla
  • 150 gramos de azúcar glass
  • 2 cucharadas de agua

Primero de todo batimos bien todos los ingredientes del bizcocho y lo horneamos a 180º unos 35-40 minutos (hasta que pinchando con un palito este salga limpio).

Una vez frio, lo nivelamos y le cortamos 2 capas. Preparamos el almíbar y emborrachamos las 2 capas.

Para hacer el relleno de chocolate, calentamos los ingredientes sin dejar de remover, es importante que el chocolate no se queme y queden los ingredientes bien incorporados. Con esta crema rellenaremos una de las dos capas y la parte superior del pastel.

Para la crema de mantequilla, mezclamos bien los ingredientes sin calentar con ayuda de unas varillas eléctricas). Con la crema resultante rellenaremos la otra capa del pastel y cubriremos todo el lateral de la tarta de modo que quede con una buena capa pero liso.

Para finalizar ponemos la almendra picada o laminada en el lateral, como la crema de mantequilla es muy pegajosa no habrá problema para que se aguante. Por último he decorado los bordes, con crema de mantequilla, pasando la crema sobrante a una manga pastelera con boquilla de estrella.

Y ahora ya solo queda decorar la tarta, con los huevos, las plumas y como no, los pollitos.