Pinchos de gamba con espuma de mostaza

Pinchos de gamba con espuma de mostaza

Me encanta preparar aperitivos vistosos cuando tengo invitados en casa y ahora que vienen fechas para reunirse con la familia nos va a venir genial. Además en mi caso he aprovechado para estrenar el sifón de cocina que me regalaron, un aparato que tenemos que agradecer al gran maestro Ferrán Adrià que inventó hará más de 20 años.  Tengo que decir que me imponía un poco de respeto usarlo pero es muy fácil y solo tenemos que mantenerlo en buen estado y limpio para que funcione correctamente.

Ingredientes para 6 vasitos:

  • 6 gambas grandes
  • Panko (pan rallado japonés)
  • 2 claras de huevo
  • Pimentón picante
  • Sal
  • Pimienta
  • Colorante alimentario amarillo
  • Aceite de girasol

Utensilios e ingredientes para la espuma:

  • 1 sifón de cocina
  • 2 cargas para el sifón
  • Brochetas de bambú
  • 200 g. de nata líquida para montar
  • 48 g. de mostaza

Preparamos con antelación de al menos 2 horas la espuma de mostaza.

Poner en un cacito la nata líquida y calentamos junto con la mostaza hasta que se disuelva, dejar enfriar y añadir dentro del sifón, y poner las dos cargas, una después de la otra, agitar y dejar en la nevera.

Ojo si usamos mostaza en grano que tendremos que colar antes de introducir en el sifón porque nos podría obstruir el sifón.

Si no tenemos sifón también podemos preparar la receta siguiendo los mismos pasos, pero tendremos que tener la mezcla muy fría en la nevera para luego poder montar con varillas.

Para la elaboración de las gambas crujientes rebozadas con panko, primero de todo pelamos las gambas y les quitamos el intestino que es la tirita negra que recorre la gamba de arriba abajo y es desagradable al comer.

Seguidamente  pasar por la parte de arriba del cuerpo de la gamba  un palito de brocheta, salpimentar y reservar.

Preparar en un plato el panko, pimentón picante al gusto y una cucharadita de colorante alimentario.

En un bol poner las claras de huevos y batir hasta que estén un poco montadas.

Añadir abundante aceite de girasol a una sartén y poner a calentar.

Después pasar las gambas por las claras de huevo y luego por el panko (pan rallado japonés).

No hace falta que el aceite esté excesivamente caliente porque se nos puede quemar el rebozado. Freír las gambas dándole unas vueltas hasta que queden de un bonito color.

Escurrir el aceite sobrante de las gambas en un papel de cocina absorbente.

Después presentamos en los vasitos con la espuma de sifón y nuestra gamba rebozada con el palito de brocheta hacia arriba. Veréis como vuelan del plato en un santiamén.

Brochetas de langostinos con crujiente de kikos

Brochetas de langostinos con crujiente de kikos

Las brochetas de langostinos con crujiente de kikos es una receta ideal para los aperitivos de fiestas y navidades. En esta receta aportamos que los langostino se hacen en varoma y no hace falta freír, por lo que va muy bien para tenerlos preparados un rato antes y solo calentarlos en el horno en el último minuto.

Ingredientes para 24 brochetas:

  • 100 g de maíz frito (kikos)
  • 24 langostinos
  • 300 de agua para el vapor
  • 1 clara de huevo batida

Poner el maíz (kikos) en el vaso y triturar 10 segundos, velocidad 5-10. Reservar.

Pelamos los langostinos, quitamos el lomo negro y los insertamos en un palo para brocheta. Los vamos colocando en el recipiente varoma. Ponemos el agua en el vaso, colocamos el varoma y programamos 10 minutos, varoma, velocidad 1.

Pasamos cada langostino por la clara de huevo batida y rebozamos con el polvo de kikos.

Se pueden comer solos o mojando en una salsa de soja, o una salsa de mayonesa con mostaza
o un salsa de caramelo líquido con soja y cola, o una salsa tártara. Podeis probar con una cada vez.

Las cabezas no se tiran, podéis aprovechar para hacer un fumet, que luego nos vendrá muy bien para un arroz.

Volován o Vol-au-vent de huevos de codorniz

Volován o Vol-au-vent de huevos de codorniz

Hoy seguiré con las recetas rápidas de aperitivos que os prometí. Muy rápidos de hacer y ricos.

Sorprende a tus invitados porque  incluso lo puedes preparar en el último momento, ya que no requiere mucho tiempo.

Ingredientes:

  • 1 bandeja de volovanes mini o tartaletas
  • 1 loncha de jamón serrano
  • Nata de cocinar
  • 1 bandeja de huevos de codorniz
  • Orégano
  • Sal

 

Tan solo tenéis que poner dentro de los  volovanes un trocito de jamón serrano y  una cucharadita pequeña de nata de cocinar encima, en este momento colocar los volovanes en nuestra bandeja de horno con papel especial de horneado, después cascaremos con cuidado los huevos de codorniz que añadiremos sin romperlos dentro del volován, añadir sal y orégano al gusto.

Tendremos nuestro horno precalentado a 180º, introducimos nuestra bandeja de horno y   horneamos  durante unos 5 minutos o hasta que veamos que se les hace una suave telilla blanca al huevo, así nos aseguramos que no se nos desparrame cuando los saquemos.

Servir calientes en la mesa, pero veréis como desaparecen en un momento.

 

 

 

 

Vasitos de emulsión de patata con pulpo

Vasitos de emulsión de patata con pulpo

Esta receta está para chuparse los dedos, cuando la conocí pensé que donde se ponga el pulpo gallego tradicional no hay nada, pero desde que la hice se ha convertido en una receta imprescindible de los aperitivos. No dudéis en probarla, porque triunfaréis.

Ingredientes:

Para la emulsión de patata con pulpo:

  • 1.500 ml de agua
  • 1 hojas de laurel
  • Sal
  • 500 g de patatas para cocer
  • 200 g de nata para montar
  • 30 g de aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta
  • 2 patas de pulpo cocido

Para el aceite de pimentón:

  • 80 g de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • ½ cucharada de pimentón picante
  • Sal gorda

Primero ponemos el pulpo a cocer, podéis ver como hacerlo en nuestra receta de pulpo gallego. Si no queréis cocerlo podéis comprar el pulpo ya cocido. Una vez hecho lo cortamos en rodajas.

Ponemos en el vaso el agua y el laurel y programamos 12 minutos, 100º, velocidad 1.

Pelamos las patatas y las ponemos en el cestillo, añadimos sal y colocamos el cestillo en su posición. Cocemos 20 minutos, varoma, velocidad 1.

Acabado el tiempo tiramos el agua y ponemos en el vaso vacío las patatas cocidas, la nata, sal y pimienta y programamos 2 minutos,70º, velocidad 1.

La pasta que nos quede la ponemos en una manga pastelera, que nos ayudará a rellenar los vasitos limpiamente.

Lavamos el vaso y secamos bien. Añadimos el aceite y lo calentamos 1 minuto, 100º, velocidad 1. Añadimos el pimentón dulce y el pimentón picante y la sal. Mezclamos 10 segundos, velocidad 3.

Ahora ya podemos montar los vasitos: llenamos un poco más de la mitad con la emulsión de patatas, ponemos 3 trozos de pulpo encima (si lo ponemos de lado se ve mejor) y añadimos una cucharadita del aceite que hemos preparado.

Esta receta se sirve caliente bien recién hecha o bien si nos interesa prepararla previamente, calentaremos los vasitos en el microondas antes de servirlos.

Piruletas saladas de jamón dulce y queso

Piruletas saladas de jamón dulce y queso

Ya os comenté en mi anterior post que os enseñaría algún aperitivo fácil y vistoso dado que  se acercan fechas festivas en las que necesitaremos muchas ideas, pero que no nos cuesten mucho de preparar.

Para unas 12-15 piruletas:

  • 1 lamina de hojaldre fresco
  • Jamón dulce
  • Queso cortado en lonchas
  • 1 huevo

Primero de todo sacar la lámina de hojaldre de la nevera aproximadamente unos 20 minutos antes y  extender en la mesa de trabajo.

Colocar el jamón dulce cubriendo la lámina y encima añadir una capa de queso cortado en lonchas del tipo que más nos guste.

Enrollar el hojaldre con el jamón dulce y queso dentro,  creando un cilindro. Forrar con film plástico y dejar reposar una media hora en nevera.

Preparar la bandeja de horno con papel vegetal para que no se nos peguen nuestras piruletas.

Sacar nuestro rollo de hojaldre pasado el tiempo de la nevera, sacar el film  y pinchar unos palitos de brocheta con una separación aproximada de 2 cm o la que deseemos, seguidamente cortar las rodajas.

Colocar en la bandeja del horno las piruletas con separación suficiente.

Batir el huevo y pintar cada una de las piruletas.

Hornear a 200 grados durante unos 15 minutos aprox.

Servir las piruletas en un vaso alto, jarrito, plancha de poliespan o maceta, seguro que encontraréis algo por casa donde colocarlas para que luzcan bonitas y apetecibles en la mesa.

Además a los niños les encantará y podrán disfrutar de nuestro aperitivo.