Vasitos de emulsión de patata con pulpo

Vasitos de emulsión de patata con pulpo

Esta receta está para chuparse los dedos, cuando la conocí pensé que donde se ponga el pulpo gallego tradicional no hay nada, pero desde que la hice se ha convertido en una receta imprescindible de los aperitivos. No dudéis en probarla, porque triunfaréis.

Ingredientes:

Para la emulsión de patata con pulpo:

  • 1.500 ml de agua
  • 1 hojas de laurel
  • Sal
  • 500 g de patatas para cocer
  • 200 g de nata para montar
  • 30 g de aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta
  • 2 patas de pulpo cocido

Para el aceite de pimentón:

  • 80 g de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • ½ cucharada de pimentón picante
  • Sal gorda

Primero ponemos el pulpo a cocer, podéis ver como hacerlo en nuestra receta de pulpo gallego. Si no queréis cocerlo podéis comprar el pulpo ya cocido. Una vez hecho lo cortamos en rodajas.

Ponemos en el vaso el agua y el laurel y programamos 12 minutos, 100º, velocidad 1.

Pelamos las patatas y las ponemos en el cestillo, añadimos sal y colocamos el cestillo en su posición. Cocemos 20 minutos, varoma, velocidad 1.

Acabado el tiempo tiramos el agua y ponemos en el vaso vacío las patatas cocidas, la nata, sal y pimienta y programamos 2 minutos,70º, velocidad 1.

La pasta que nos quede la ponemos en una manga pastelera, que nos ayudará a rellenar los vasitos limpiamente.

Lavamos el vaso y secamos bien. Añadimos el aceite y lo calentamos 1 minuto, 100º, velocidad 1. Añadimos el pimentón dulce y el pimentón picante y la sal. Mezclamos 10 segundos, velocidad 3.

Ahora ya podemos montar los vasitos: llenamos un poco más de la mitad con la emulsión de patatas, ponemos 3 trozos de pulpo encima (si lo ponemos de lado se ve mejor) y añadimos una cucharadita del aceite que hemos preparado.

Esta receta se sirve caliente bien recién hecha o bien si nos interesa prepararla previamente, calentaremos los vasitos en el microondas antes de servirlos.

Piruletas saladas de jamón dulce y queso

Piruletas saladas de jamón dulce y queso

Ya os comenté en mi anterior post que os enseñaría algún aperitivo fácil y vistoso dado que  se acercan fechas festivas en las que necesitaremos muchas ideas, pero que no nos cuesten mucho de preparar.

Para unas 12-15 piruletas:

  • 1 lamina de hojaldre fresco
  • Jamón dulce
  • Queso cortado en lonchas
  • 1 huevo

Primero de todo sacar la lámina de hojaldre de la nevera aproximadamente unos 20 minutos antes y  extender en la mesa de trabajo.

Colocar el jamón dulce cubriendo la lámina y encima añadir una capa de queso cortado en lonchas del tipo que más nos guste.

Enrollar el hojaldre con el jamón dulce y queso dentro,  creando un cilindro. Forrar con film plástico y dejar reposar una media hora en nevera.

Preparar la bandeja de horno con papel vegetal para que no se nos peguen nuestras piruletas.

Sacar nuestro rollo de hojaldre pasado el tiempo de la nevera, sacar el film  y pinchar unos palitos de brocheta con una separación aproximada de 2 cm o la que deseemos, seguidamente cortar las rodajas.

Colocar en la bandeja del horno las piruletas con separación suficiente.

Batir el huevo y pintar cada una de las piruletas.

Hornear a 200 grados durante unos 15 minutos aprox.

Servir las piruletas en un vaso alto, jarrito, plancha de poliespan o maceta, seguro que encontraréis algo por casa donde colocarlas para que luzcan bonitas y apetecibles en la mesa.

Además a los niños les encantará y podrán disfrutar de nuestro aperitivo.

Volovan de queso de cabra

Volovan de queso de cabra

Esta receta es tan fácil y rápida que ya podéis tomar nota para vuestros aperitivos, quedará genial para cualquier domingo o para Navidad que la tenemos a la vuelta de la esquina,  no sé si os habéis fijado pero ya venden turrón.

Ingredientes:

  • 1 bandeja de volovanes mini o tartaletas
  • 1 rulo de queso de cabra
  • 1 bote de mermelada de fresa

Tan solo tenéis que poner dentro de los  volovanes un trozo de queso de cabra que ocupe la parte central y una cucharadita de mermelada de fresa por encima. Precalentar el horno e introducir los volovanes durante unos 3 minutos a 180 grados. Sacar del horno y presentar en la mesa caliente.

En breve os enseñaremos más aperitivos fáciles y apetecibles para las fechas Navideñas.

Chips de boniato

Chips de boniato

Se acerca la noche de Todos los Santos o Halloween,  según si sois más o menos tradicionales y os voy a presentar una receta que no da miedo pero está de miedo, y su color naranja es el más característico de la época.

También os diré que no  era muy amiga de comer boniato pero esta  forma de prepararlo me fascina, además ahora empieza la temporada y tendremos disponible  este tubérculo dulce durante todo el otoño.

Para nuestros chips de boniato tendremos que calcular la cantidad según las personas que seamos aunque  os diré que son muy adictivos y quizás no sobre ni uno, pero si nos pasamos de cantidad y sobra no pasa nada, podéis hacer como yo y los añadís a la ensalada que os preparéis en el  tupper para la oficina y será un pequeño capricho.

Ingredientes:

  • 2 boniatos
  • Aceite de girasol o un aceite de oliva suave de 0,4º
  • Sal

Primero de todo pelar los boniatos. Una vez pelados nos podemos ayudar con una mandolina para hacer rodajas finas (yo he usado una de la marca Ibili y con la cuchilla 1.5mm), si no disponemos de una  tendremos que procurar cortar las rodajas lo más finas posibles porque cuando más finas más rápido se harán y quedarán más crujientes.

Lavar las rodajas con agua fría y secar con papel absorbente mientras calentamos el aceite abundante en una sartén. Luego ir añadiendo las rodajas a la sartén para freír, no poner muchas para no saturar la sartén, sacar con espumadera,  escurrir el aceite sobrante y sazonar con sal. Dejar escurrir del todo  en otro papel absorbente antes de servir.

También podéis  prepararlos en el horno y  para ello tenéis que precalentar el horno a 200º, poner un papel de horno en la bandeja y luego los boniatos a rodajas encima  con un chorrito de aceite de oliva y dejar aproximadamente unos 20-25 minutos hasta que se deshidraten, controlando que no se quemen. Retirar del horno y sazonar.

De las dos maneras quedan buenísimos.

Ya me contaréis en el blog, os recuerdo que nos podéis dejar vuestros comentarios.

Sepia al ajillo (en Thermomix y en parrilla)

Sepia al ajillo (en Thermomix y en parrilla)

Esta receta para Thermomix me encanta, porque queda la sepia tierna y sin manchar nada la cocina. Olvídate de los saltos y salpicones de la sepia en la sartén.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 dientes de ajo
  • 5-6 ramilletes de perejil fresco
  • 50 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • 800 gramos de sepia fresca

Pide en la pescadería que te limpien la sepia, donde te quitarán la piel interna y la espina (una cosa dura que tienen dentro cuando la abres por la mitad). Ya en casa lavas la sepia, y la cortas a trozos, desechando la parte dura de la boca.

Poner en el vaso los ajos pelados y el perejil. Triturar 5 segundos velocidad 5. Bajamos los restos al fondo del vaso. Programamos 20 minutos, varoma, giro invertido. Cuando finalice, comprobamos que está suficientemente tierna, en caso contrario se puede programar 5 minutos más.

Si quieres seguir haciéndola del modo tradicional, mi consejo es ponerla en la sartén con un poquito de aceite de oliva, cuando suelte el agua, retirar la sepia, limpiar bien la sartén y volver a poner la sepia. Añadir más aceite de oliva, y el perejil y los ajos picados finos.

En la sartén la cocción será de unos pocos minutos, ya que como curiosidad la sepia queda tierna en una cocción corta o en una muy larga, con la Thermomix nos permitimos hacerla de modo más largo.

Fijaros que la receta no lleva sal, ya que la sepia ya contiene, para mi es suficiente así (ya sabéis que no me gusta comer muy salado) pero si os gusta con más sabor la podéis añadir pero siempre al final (previa comprobación del nivel de sal).

Por último y para que nos queden de recordatorio algunos conceptos, explicarlos que la sepia y el choco serían lo mismo, mientras que las rabas provienen de la pota que es una especie de calamar más grande (aunque en ocasiones puede ser de otro cefalópodo, por lo que si en un local pedimos rabas y no ponen de que son, se puede preguntar por ello). Por otro lado, los rejos, serían las patas del calamar o de la pota.