Rocas de chocolate

Rocas de chocolate

Hoy os voy a enseñar una receta súper fácil para que pongáis un detalle hecho por vosotros en vuestra mesa Navideña, que podéis presentar de manera individual como regalo o bien a modo de petit-four, además podéis preparar las rocas de chocolate  la víspera guardándolas en un recipiente cerrado en la nevera.

Ingredientes para degustación 6 personas o bien contar por unidad/persona en caso de detalle individual.

  • 115 g. cobertura chocolate (70% cacao)
  • 177 g. palitos de almendra caramelizados
  • 18,50 g. manteca de cacao

Esta misma receta también la podéis hacer con chocolate con leche si os gusta más, incluso si los palitos de almendra no son caramelizados, solo los tendremos que tostar un poco en una sartén anteriormente.

La manteca de cacao (en gotas) la compré en María Lunarillos, es de la marca Fun Cakes  y la encontraréis con el nombre de Cocoa Butter Drops.

Primero fundir la cobertura de chocolate junto con las gotas de manteca de cacao al baño María preferentemente (también lo podéis hacer al microondas teniendo mucho cuidado que no se nos queme el chocolate porque amarga).

Dejar templar la mezcla de chocolate y manteca de cacao hasta llegar a los 31ºC.

Añadir los palitos de almendra caramelizados y  mezclar.

Con una cuchara para helado nos ayudaremos para formar pequeñas masas que colocaremos en una bandeja con papel sulfurizado. Cuando hayamos acabado con toda la mezcla dejaremos secar en la nevera 10 minutos para que solidifiquen.

Y ya tenemos nuestras rocas de chocolate listas para consumir.

Esta receta está basada en el libro Pasión por el Chocolate de David Pallàs.

¡Feliz Navidad 2018!

Brownie de chocolate y nueces

Brownie de chocolate y nueces

El brownie de chocolate es una de las recetas de repostería más agradecidas ya que le suele gustar a todo el mundo su irresistible sabor a chocolate y además no se necesitan muchos preparativos ni mucho tiempo de horneado.

Ingredientes para un brownie:

  • 150 g de nueces (si no gustan las nueces o hay algún alérgico se puede hacer sin ellas)
  • 150 g de chocolat fondant
  • 150 g de azúcar
  • 2 huevos
  • 100 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 70 de harina
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 1 pellico de sal

Precalentar el horno a 180º.

Poner la nueces en el vaso y trocear 4 segundos, velocidad 4. Reservar.

Poner el chocolate a trozos y triturar 15 segundos a velocidad progresiva 5-10. Reservar.

Colocar la mariposa y poner en el vaso el azúcar y los huevos. Programar 5 minutos, temperatura 37º, velocidad 3,5.

Añadir la mantequilla y el cacao que habíamos reservado y mezclar 6 segundos, velocidad 2.

Añadir la harina, la levadura y la sal y mezclar 4 segundos, velocidad 2.

Retirar la mariposa, añadir las nueces que teníamos reservadas y mezclar bien con un espátula.

Verter en un molde cuadrado de 25 cm x 25 cm aproximadamente, previamente enharinado. Hornear 20 minutos a 180º.

Desmoldamos antes de que se enfríe del todo. Se suele servir en porciones cuadradas o rectangulares, espolvoreado con azúcar glass, con helado de vainilla o con chocolate caliente (y también lo podéis comer solo como una pequeña ración de bizcocho).

Para que el brownie quede bien es importante controlar el horneado, a mi me queda muy bien con los 20 minutos pero cada horno es un mundo. La parte de encima debe hacer una pequeña costra y por dentro debe quedar hecho pero jugoso. No debe secarse en exceso, sin nos pasa esto, volver a hacerlo reduciendo un poco el tiempo de horneado.

Si no gustan las nueces y hay algún alérgico se puede hacer la misma recetas sin ellas.

El brownie también lo podéis congelar con muy buenos resultados, así luego lo puedes ir sacando en porciones o bien prepararlo con tiempo.

Para los que no tenéis Thermomix, como siempre también se puede hacer, tendréis que dedicar más tiempo a machacar las nueces y a rallar el chocolate finito. Después se trata de ir batiendo bien los ingredientes en el mismo orden.

Figura de mona de casita de chocolate

Figura de mona de casita de chocolate

Ya sé que ha pasado Semana Santa y el lunes de Pascua con sus tradicionales monas, pero no quiero dejar de enseñaros, la figura de chocolate que he preparado para este año.

La idea vino de que a Nico los Reyes le habían echado, un juguete que se llama “La fábrica de chocolate” y allí te vienen una serie de moldes para hacer bombones, huevos, piruletas, y la casita de chocolate que es ideal para usarla como figura de mona.

No estoy habituada a trabajar con chocolate (¡liarme con una cosa que se seca con el lío que hay en casa!) pero sí que he visto al maestro chocolatero David Pallàs en persona y en sus videos en Canal Cocina así que se que para trabajar bien el chocolate son muy importantes dos puntos: saber fundir el chocolate y el atemperado del chocolate. El primero primordial que no se queme y el segundo se trata de jugar con su temperatura (y dependiendo del tipo de chocolate) para romper los cristalitos que forma su composición y que puede hacer que quede con manchas y que cambie su textura totalmente.

Así que por una horas me dediqué a hacer de chocolatera casera ;). La verdad que esta parte para los niños es un rollo, porque ya sabéis que el chocolate deshecho quema mucho y no es conveniente que ellos lo manipulen, luego cuando tienen que esperar a que se seque también se juega con su paciencia.

Luego se trata de colocar el chocolate derretido en unos moldes que son las paredes frontales, laterales y el techo. Cuando ya las tienes secas irlas pegando las partes con más chocolate derretido haciendo la forma. La primera es la más difícil ya que si tocas mucho el chocolate se te marcan los dedos (el chocolate se deshace a una temperatura menor que la corporal, por eso se derrite tan bien en la boca).

Los peques luego sí que disfrutaron mucho poniendo Lacasitos, chuches, plumas y pollitos.

Y para acompañar la figura de chocolate, podéis preparar bien una Tarta Sara muy común en las monas más modernas o una mona tradicional con los huevos cocidos pintados similar a un roscón.

Vasitos de tres chocolates

Vasitos de tres chocolates

Esta receta es la popular Tarta de tres chocolates, pero una versión modernizada y en formato individual.  Podéis utilizar el vasito o copa que más os guste, quedará genial en vuestra mesa. Si usáis yogures de cristal podéis reutilizar estos envases.

Si seguís los pasos de la receta, es una tarta o vasitos que no fallaréis, es una receta de Webos fritos y ya sabéis que siempre salen sus recetas.

Receta para 8 vasitos:

Para la capa de chocolate negro

150 g. de chocolate negro

60 g. de azúcar

250 g de nata para montar sin montar

250 g de leche entera

1 sobre de 12 g. de cuajada en polvo

Para la capa de chocolate con leche

150 g de chocolate con leche

40 g. de azúcar

250 g. de nata para montar sin montar

250 g. de leche entera

1 sobre de 12 g. de cuajada en polvo

Para la capa de chocolate blanco

150 g. de chocolate blanco

250 g. de nata para montar sin montar

250 g. de leche entera

1 sobre de 12 g. de cuajada en polvo

 

Antes de empezar preparar los vasitos, copas o el recipiente que uséis donde no tengáis que moverlo hasta que cuajen los chocolates.

 

Primero – preparar la capa de chocolate negro

En un recipiente separar 100 g. de leche y disolver el sobre de cuajada removiendo y reservar.

Poner en una cazo al fuego los 250 g. de nata, el azúcar y el resto de la leche. Justo antes del momento que empiece a hervir echar el chocolate negro que previamente habremos troceado, y remover con varillas para que se funda, teniendo cuidado que no llegue a hervir. Añadir la leche con la cuajada que tenemos reservada y seguir removiendo por un par de minutos. Verter en los vasitos y esperar a que cuaje.

Segundo –  preparar la capa de chocolate con leche

Hacemos la misma operación y en un recipiente separar 100 g. de leche y disolver el sobre de cuajada removiendo y reservar.

Poner en un cazo al fuego los 250 g. de nata, el azúcar y el resto de la leche. Antes de empezar a hervir echar el chocolate con leche troceado y remover con varillas hasta que funda. Añadir la cuajada disuelta que tenemos reservada  y seguir removiendo un par de minutos, siempre vigilando que no llegue a hervir. Verter en los vasitos con mucho cuidado para que no se nos mezcle con la capa de chocolate negro y esperar hasta que cuaje.

Tercero – preparar la capa de chocolate blanco

Como hemos hecho anteriormente separar 100 g. de leche y disolver el sobre de cuajada removiendo y reservar.

Poner un cazo al fuego con los 250 g. de nata, y el resto de la leche (en este caso no lleva azúcar). Antes de llegar a hervir echar el chocolate blanco troceado y remover con varillas hasta que funda. Añadir la cuajada disuelta  y remover durante dos minutos más. Verter en los vasitos teniendo en cuenta que la capa de chocolate negro y chocolate con leche estén cuajadas.

Dejar cuajar la última capa sin mover los vasitos y meter en la nevera varias horas.

Cuando vayáis a servir los vasitos de tres chocolates sacar un rato antes de la nevera para potenciar su sabor.

Espero que os gusten y nos digáis como lo habéis presentado en vuestras mesas.

Tarta Guinness

Tarta Guinness

Desde que estuve en Irlanda me quedé prendada con el sabor de la cerveza negra, además pude visitar su fábrica en Dublín de la que os puedo decir que es una visita indispensable de la capital, donde podréis recorrer sus 7 plantas y con la gratificación de unas vistas espectaculares en el mirador en la planta superior y que cuenta con el Gravity Bar para degustar esta cerveza.

Algunos os preguntaréis, pero si a mí no me gusta la cerveza, pero si te gusta el chocolate verás cómo esta tarta Guinness te va a encantar, es una tarta con un bizcocho húmedo con mucho sabor a chocolate y poco a cerveza, pero si le da un toque espectacular. Después le daremos el toque de gracia a esta tarta y acabaremos simulando la espuma blanca de la pinta de cerveza con un frosting que está de muerte y que combina de manera perfecta.

Ingredientes:

  • 250 g. de harina de repostería o harina de trigo normal (sin levadura)
  • 75 g. de cacao puro tipo Valor (sin azúcar)
  • 400 g. de azúcar
  • 3 huevos
  • 250 g. de mantequilla sin sal (si puede ser, Irlandesa de la marca Kerrygold)
  • 150 g. de nata líquida para montar
  • 250 ml. de cerveza negra Guinness
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla (tipo Vahiné)
  • 2 cucharadas y media de postre de bicarbonato sódico

Para el frosting:

  • 250 g. de crema de queso (tipo Philadelphia)
  • 125 g. de azúcar glass
  • 250 g. nata líquida para montar (35,1 % M.G.)

 

Preparación del bizcocho:

Poner en un recipiente a calentar la cerveza negra Guinness sin que llegue a hervir y cuando esté caliente añadir la mantequilla a trozos y remover hasta que se derrita. Reservar.

En un bol mezclamos bien el cacao, el azúcar, la harina y el bicarbonato.

En otro bol ponemos los huevos, la nata líquida y el aroma de vainilla y mezclamos con un batidor, seguidamente lo añadimos al recipiente que tenemos reservado de cerveza con la mantequilla y removemos hasta que esté bien mezclado.

Ahora podemos añadir la mezcla seca (cacao, azúcar, harina y bicarbonato) y mezclamos enérgicamente para que nos quede la mezcla uniforme y sin grumitos. Es una mezcla bastante ligera, no os asustéis, todo va bien.

Preparar el molde donde haréis el horneado, untado con mantequilla.

El horno estará previamente precalentado a 180º arriba y abajo (sin aire)

Dejar cocer aproximadamente durante 45-50 minutos a media altura del horno. En caso de que veamos que se seca por la parte de arriba tapar con un papel de aluminio y quitar unos minutos antes de acabar para que se acabe de hacer por arriba.

Dejar el bizcocho unos minutos fuera del horno y desmoldar. Debemos dejar  enfriar completamente para después añadir el frosting que cubrirá nuestra tarta.

Es una tarta muy negra, recordar que lleva chocolate y cerveza negra.

 

Preparación del frosting:

Montar los 250 g. de  nata de 35,1 % materia grasa con unas varillas eléctricas (es importante que tenga este contenido en materia grasa para que nos ayude a montar y si utilizamos un bol que anteriormente haya estado en nevera muy frio mejor que mejor). Cuando empiece a espesar añadir la “mitad” del  azúcar glass y batir hasta que esté totalmente firme.

Por otra parte batir con las varillas eléctricas el queso crema y la otra “mitad” de azúcar hasta que quede una crema suave y bien mezclada, después añadir la nata montada y remover con movimientos envolventes para que no baje el volumen. Reservar en la nevera hasta que acabemos de montar la tarta.

Montaje de la tarta:

Una vez tengamos el bizcocho desmoldado y frio, cortar en dos capas, aplicar el frosting en cada capa y en la parte de arriba simulando la espuma de la pinta de cerveza. Guardar en nevera hasta el momento de consumir.

 

Esta receta es una adaptación de la que tiene publicada  Recetas de rechupete y a su vez de Nigella Lawson

Os aseguro que está buenísima y que vais a repetir.