Croquetas de setas

Croquetas de setas

Si tenemos un aperitivo clásico es la croqueta y acercándose la Navidad las vamos a preparar con un estilo más gourmet, además tenemos cerca el día internacional de la croqueta que es el 16 de Enero y hay que ir practicando para celebrarlo.

Ingredientes:

  • 300 g. de boletus  (setas naturales)
  • 200 g. de cebolla
  • 620 ml. de leche entera
  • Leche
  • 1 pizca nuez moscada
  • 100 g. mantequilla
  • 140 g. harina
  • 40 g. polvo de ceps
  • Sal
  • Pimienta
  • 1 huevo
  • Agua
  • Aceite de girasol
  • (Si se es alérgico a la lactosa cambiar la leche por caldo de pollo).

Primero de todo elegir las setas con las que queremos preparar las croquetas que dependerá de nuestro presupuesto, las podemos hacer de ceps, shiitakes, champiñón portobello… o bien podemos utilizar deshidratas teniendo en cuenta que la equivalencia es de 1 g. de setas secas/10g. setas frescas aproximadamente o incluso con las que vienen en bote de cristal. Pero tener en cuenta que la calidad de la seta influirá en el resultado final.

Limpiar las setas en caso de ser naturales y añadir a un bol con leche un poco caliente.

Si son deshidratadas hacer la misma operación o si son de bote también.

Derretir la mantequilla con un poquito de aceite en una sartén que sea lo suficientemente grande para preparar toda nuestra masa de croquetas.

Picar la cebolla a bruinose fina, añadir a la sartén y pochar.

Sacar las setas de la leche, escurrir bien y las picamos lo más finamente a cuchillo o bien en un picador.

Mezclar los 140 g. de harina con los 40 g. de polvo de ceps, añadir  a la sartén y tostar.

Añadir las setas picadas (picadas finas no trituradas), y salpimentar.

Calentar los 620 ml. de leche entera y añadir cuando veamos que las setas están hechas.

(En este paso si tenemos alguna persona alérgica a la leche podemos substituirla por caldo de pollo, y no dejar en remojo con leche las setas).

Trabajar la masa hasta que no se pegue en la sartén. Añadir una pizca de nuez moscada.

Enfriar la masa.

Podemos bolear de diferentes maneras, esperando a que la masa enfríe y ayudarnos de dos cucharas o bien cuando temple añadir a una manga pastelera,  luego hacer churritos y cortar a  la medida deseada, dándole forma alargada o como en nuestro caso más modernas de forma redonda,  no siempre serán exactas, pero eso nos indicará que son caseras.

Ahora viene un paso muy importante que es el rebozado (os daré dos tipos y hacéis el que gustéis más):

  • Pasar las croquetas por un poco de harina, por huevo batido y pan rallado.
  • Otro rebozado sería utilizando solo huevo batido y pan rallado.
  • Podemos añadir un hilo de agua al huevo (opcional) y sobretodo batir muy bien.

Dejar reposar unos minutos y ahora ya las podemos freír.

La sartén a utilizar no debería ser de muy ancha, pero sí bastante honda para que las croquetas queden sumergidas y no tengamos que darles la vuelta, también una freidora sería ideal porque podemos ajustar la temperatura del aceite a 180º.

Mejor freír con aceite de girasol, y no muchas de golpe para no bajar la temperatura del aceite, así nos quedarán crujientes. Al sacarlas reposar un par de minutos en papel absorbente de cocina y servir.

Cuando preparamos croquetas nos viene a la cabeza Alberto Chicote, si serían de su agrado o no, pero lo que está claro es que siempre mejor una croqueta casera (que seguro nos acabaran quedando perfectas). O lo peor que nos puede pasar, salir de Restaurante y nos encontremos con  unas croquetas congeladas industriales que nos indicará cómo será el resto que nos pueden ofrecer, o que estén duras “como la coraza de Iron Man”, jajaja, esta frase es buenísima, como no del Sr. Chicote.

Animaros a hacer unas croquetas caseras y sorprender en vuestro aperitivo Navideño que seguro no quedará ninguna. 🙂

#croquetas#croquetas de setas
Publicado por Merche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *